La justicia valenciana ha condenado a Ryanair a indemnizar a un pasajero que no imprimió la tarjeta de embarque, por lo que la aerolínea británica le obligó a abonar 40 euros. El juzgado de lo Mercantil considera que el cargo “es desproporcionado”.

No es el primer episodio que lleva a Ryanair a los juzgados de Valencia debido a las condiciones de sus vuelos y de sus billetes, según apunta Expansión.

El desembolso no supone mucho para la compañía pero si para los clientes estafados. En esta ocasión, Ryanair deberá pagar 90 euros de indemnización más costes.

Según la sentencia, “la cantidad impuesta por la falta de impresión es abusiva a todas luces pues es desproporcionada dado que no se prueba ni es razonable pensar que la cantidad que tiene que satisfacer cada viajero resulta equivalente a los gastos que esta prestación de servicios le cuesta a la compartía”.

La resolución determina que “la cláusula de penalización es excesiva”, ya que “el precio que se cobra por la reimpresión de la tarjeta de embarque es de 40 euros; en numerosas ocasiones”, un precio “muy superior al del trayecto”, que en ocasiones la propia aerolínea promociona vuelos entre 8 y 20 euros.

Asegura el magistrado que lo que debe hacer la aerolínea irlandesa es “acreditar cual es el coste de la reimpresión”, ya que no están establecidos y asegura que “es difícilmente imaginable” pensar que los costes en tierra de facturación y embarque son mayores al coste del propio desplazamiento”.

Fuente: preferente.com

NUEVO!!!!

 

Volver