Las aerolíneas emplean a diez pilotos por avión (MatusDuda / Getty Images/iStockphoto)

La tecnología requerida para operar aviones comerciales teledirigidos podría ser una realidad en 2025 y supondría un ahorro millonario para las aerolíneas

Volar sin piloto pronto será posible, pero la gran pregunta es: ¿te atreverías a volar sin él? Según un estudio elaborado por UBS, una sociedad financiera suiza, y publicado en la página web de la CNN, prescindir de estos profesionales permitiría ahorrar a las aerolíneas hasta 35.000 millones de dólares anuales. Sin embargo, el mismo informe reconoce que son pocos los pasajeros dispuestos a embarcar en un avión sin un humano que lo dirigiera.

Hoy por hoy, las aeronaves no vuelan solas y las tareas que llevan a cabo quienes las pilotan parecen irremplazables. Las previsiones apuntan que la tecnología para operar de manera teledirigida podría entrar en funcionamiento en 2025 y más adelante podrían desarrollarse aparatos corporativos automatizados y aviones comerciales sin un solo humano en la cabina de mando.

Boeing prevé que las aerolíneas de todo el mundo compren unos 41.000 nuevos aviones entre 2017 y 2036, lo que supondría la contratación de 637.000 nuevos pilotos para que los condujeran.

Oriente Medio y China, lugares en los que más está creciendo el tráfico aéreo, ofrecen generosos salarios para atraer a pilotos, algo similar a lo que sucede también en Estados Unidos.

Prescindir de ellos ahorraría enormes cantidades de dinero a la industria de la aviación, pues normalmente se emplean a diez profesionales por aparato y reducir ese número implicaría menos gastos de personal.

La medida no solo beneficiaría a las compañías. Según el informe de de UBS, también supondría un ahorro para los pasajeros, ya que se reducirían considerablemente los precios de los billetes, aunque el argumento no parece ser razón suficiente para confiar en este tipo de aviones del futuro.

Junto al estudio, sus autores hicieron pública una encuesta realizada a 8.000 personas de distintas nacionalidades cuyos resultados permiten concluir que más de la mitad de los viajeros no volaría en un avión sin piloto. Y es que la idea de sacar a les profesionales de la cabina solo la vio clara el 17% de los encuestados, que afirmó que sí compraría un billete, un porcentaje tan bajo que se erige como uno de los principales problemas a los que se enfrentaría este tipo de aparatos.

Además, cualquier reducción en el número de tripulantes a bordo también requeriría de grandes cambios en la regulación, algo que previsiblemente toparía con la oposición de los sindicatos de pilotos.

En la actualidad, las leyes de tráfico aéreo en casi todo el mundo se basan en la “regla de los cuatro ojos” por la que dos pilotos deben estar presentes en todo momento en la cabina. Si alguno de ellos necesita tomar un descanso, otro miembro de la tripulación debe ponerse en su lugar, algo que, en este modelo no sería posible...

Fuente: La Vanguardia

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver