Foto por: Bloomberg

Una vez que la banda ancha opere, las compañías podrían aumentar facturación por compras online y video on demand. 

La llegada de la banda ancha a bordo abrirá para la industria una nueva vía de ingresos no proveniente de los billetes, sumándose a los US$ 17 por pasajero por vuelo que las líneas aéreas ya obtienen de los cargos por rubros como despacho de equipaje, embarque prioritario y ventas de alimentos, bebidas y duty free, informa Bloomberg.

Según un estudio del London School of Economics (LSE), encargado por el proveedor de comunicaciones vía satélite Inmarsat Plc., la conectividad en vuelo debería generar US$ 30.000 millones para las líneas aéreas en 2035, de un mercado total de US$ 130.000 millones, que incluye a proveedores de tecnología y empresas relacionadas. Ingresos que provendrán de cuatro fuentes principales: los cargos de acceso, las compras online, la publicidad y contenido premium como video on demand.

Si bien sólo 53 operadores en el mundo ofrecen Internet a bordo, ese acceso ya se ha convertido en una “expectativa” más que en un lujo, según el máximo ejecutivo de Inmarsat Rupert Pearce.

El servicio será ubicuo en las próximas dos décadas, y las más beneficiadas serán las líneas aéreas de Asia-Pacífico, seguidas por las de Europa y América del Norte, dice el estudio.

“Veremos la firma de acuerdos innovadores, la formación de sociedades y una modificación de los modelos de negocio”, expresó en un comunicado Alexander Grous de la facultad de medios y comunicaciones de la LSE, autor del informe. Agregó que el cambio es algo para lo cual las aerolíneas “tienen que estar planeando ya”.

Fuente: La República

Volver al boletín

WTM Latin America 2018

NUEVO!!!!

Volver