La aerolínea low cost irlandesa ha reaccionado para calmar el malestar interno que se ha generado en las últimas semanas. Una de las soluciones a estos problemas es subir el bajo sueldo de muchos de sus pilotos, este alza llegará a partir del mes de octubre. 

La aerolínea también trató de tranquilizar a los accionistas, diciendo que, "el coste total de las cancelaciones de vuelos de la semana pasada debería ser inferior a 25 millones de euros".

En un comunicado que indica una reducción en el número de vuelos que se ofrecerán y una desaceleración de la tasa de crecimiento, la aerolínea dijo apreciar el apoyo generalizado que ha recibido de sus 4.200 pilotos en las últimas semanas.

Fuente: eleconomista.es

NUEVO!!!!

 

Volver