Los barcos son cada vez más modernos y un crucero genera hasta un 70% menos de combustible que hace 20 años.

Los barcos de estas compañías representan el 1,2% del total de las emisiones que generan los buques en los puertos

Las compañías de cruceros han invertido más de 800 millones de euros en los últimos años en nuevas tecnologías y combustibles más limpios para reducir las emisiones de gases, y eso a pesar de que en Europa los cruceros representan únicamente el 1,2% del total de las emisiones que generan los buques en los puertos, según la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA).

La industria crucerista sigue haciendo grandes esfuerzos e inversiones en tecnologías con una potente política medioambiental. Las navieras están muy comprometidas con la sostenibilidad porque, aparte de ser una obligación, preservar los recursos naturales del planeta es también un avance esencial para las generaciones futuras y para la propia experiencia del crucero.

Los barcos son cada vez más modernos y eficientes, y están sometidos a la normativa del transporte marítimo internacional, yendo, en muchas ocasiones, más lejos de lo que la ley exige. Actualmente, un crucero consume hasta un 70% menos de combustible que hace 20 años.

Aunque en comparación con el tráfico de navíos los cruceros son un porcentaje mínimo –en Europa solo representan el 1,2% del total de las emisiones que generan los buques en los puertos– éstos son pioneros en el desarrollo de prácticas medioambientales responsables.

Así las compañías han invertido hasta el momento más de 1.000 millones de dólares (unos 800 millones de euros) en nuevas tecnologías y combustibles más limpios para reducir las emisiones de gases.

Entre estos avances, la industria ha diseñado e instalado Sistemas de Limpieza de Gases de Escape (EGCS) en los barcos, que han demostrado reducir hasta un 98% el nivel de óxidos de azufre.

Combustibles alternativos

El sector tiene el compromiso de preservar y proteger el medioambiente a través de un liderazgo en el desarrollo, el fomento y la aplicación de políticas y prácticas que van más allá de los reglamentos y requisitos internacionales en materia de reducción de residuos y emisiones.

Algunos ejemplos son la utilización de sistemas avanzados de tratamiento de aguas residuales, el uso de combustibles alternativos como el gas natural licuado (GNL) y la aplicación de tecnologías de reducción de emisiones de gases.

Estos buques también usan algunas de las estrategias más innovadoras de reciclaje, reducción y reutilización de residuos en el mundo. Algunos barcos están reciclando o reutilizando casi el 100% de los desechos generados a bordo convirtiendo los residuos en energía. De promedio, en los cruceros se recicla un 60% más de desechos por persona que lo se recicla por persona en tierra.

La industria crucerista colabora con organizaciones nacionales e internacionales para desarrollar e implementar prácticas sostenibles que preserven el medioambiente. Además, cada buque recibe varias inspecciones cada año, tanto internas como externas.

Fuente: Agenttravel.es

Volver al boletín

Certifíquese como Experto en Norwegian Cruise Line

NUEVO!!!!

 

Volver