Uno de los tópicos más relevantes que se manejan en estos últimos años, es justamente la búsqueda del turismo sostenible.

Según la OMT Organización Mundial de Turismo, el turismo sostenible puede ser definido como: “El turismo que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”.

La industria de cruceros no escapa de este concepto de la sostenibilidad, con cuestiones relacionadas con tres pilares principales: la economía, la sociedad y el medio ambiente. Si bien los factores que definen la sostenibilidad van desde los regulatorios hasta los socioeconómicos, en el caso de los puertos de cruceros, en particular, el desarrollo sostenible incluye una serie de parámetros como las inversiones en infraestructuras, la huella de carbono, los costes sociales, la eficiencia energética o el capital humano, entre otros.

En conjunto con los puertos, organizaciones del transporte marítimo y las líneas navieras, todos se hayan inmersos en ambiciosos planes de adaptación que buscan ofrecer a la sociedad una actividad menos invasiva y más respetuosa con el entorno y el medioambiente.

En los últimos años, las compañías de cruceros han invertido miles de millones de euros en nuevos buques con las tecnologías más avanzadas y combustibles más limpios para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Gracias a ello, actualmente un crucero consume hasta un 70% menos de combustible que hace 20 años y, además, en Europa solo representan el 1,2% del total de las emisiones que generan los buques en los puertos, según los datos de CLIA.

Uno de los principales avances destaca la incorporación de los Sistemas de Limpieza de Gases de Escape (EGCS, por sus iniciales en inglés), que han demostrado ser capaces de reducir hasta en un 98% el nivel de óxidos de azufre. Además, el sector tiene el compromiso de preservar y proteger el medio ambiente a través del liderazgo en el desarrollo, el fomento y la aplicación de políticas y prácticas que van más allá de los reglamentos y requisitos internacionales en materia de reducción de residuos y emisiones. Algunos ejemplos son, además de la aplicación de tecnologías de reducción de emisiones de gases, la utilización de sistemas avanzados de tratamiento de aguas residuales y el uso de combustibles alternativos como el gas natural licuado (GNL).

Estos barcos también usan algunas de las estrategias más innovadoras de reciclaje, reducción y reutilización de residuos en el mundo. Algunos están reciclando o reutilizando prácticamente el 100% de los desechos generados a bordo convirtiéndolos en energía. En promedio, los cruceros reciclan un 60% más de desechos por persona, que lo que se recicla en tierra.

LA IMPLANTACIÓN DEL GNL

En los últimos años, las iniciativas medioambientalistas de la industria de cruceros se han multiplicado.

AIDAnova es el primer barco de cruceros del mundo propulsado por Gas Natural Licuado (GNL), el combustible fósil más limpio del mundo, que reducirá las emisiones en puertos y en mar gracias a sus motores de doble combustible.

Con la aplicación de las últimas tecnologías en AIDA Cruises y Costa Cruceros, el Grupo Costa, se ha convertido en una referencia de la industria en lo que se refiere a promoción y desarrollo de soluciones sostenibles y ambientales.

Tal es así, que el próximo mes de Noviembre 2019, costa lanzará su primer barco COSTA SMERALDA, que utilizara el novedoso sistema de gas licuado.

Fuente Costa Cruises

Carnival Corporation, la compañía de turismo marítimo más grande del mundo, poseedora de diez marcas líderes en el sector, ha lanzado su sitio web sobre sostenibilidad, donde expone las políticas que está implementando en esta materia, pionera en el uso de gas natural licuado de combustión limpia como fuente de combustible.

A esta iniciativa se le une Norwegian Cruise Line, quien ha ordenado cuatro barcos de cruceros de la clase Leonardo, que serán entregados por los astilleros en 2022, 2023, 2024 y 2025, con la opción de entregar dos naves adicionales en 2026 y 2027. Desplazando 140.000 toneladas brutas cada uno pudiendo albergar a 3.300 pasajeros.

Ofrecerán una serie de diseños innovadores que elevarán aún más su ya galardonada experiencia ofertada al pasajero. Una de las prioridades del diseño es la eficiencia energética, con el objetivo de optimizar el consumo de combustible y reducir el impacto sobre el medio ambiente.

Princess Cruises, también ha confiado al astillero italiano Fincatieri la construcción de dos nuevos cruceros sobre una plataforma de nueva generación. La entrega de ambas construcciones está programada para otoño de 2023 y 2025. Los nuevos buques serán los primeros de la compañía con doble combustible, principalmente a través de gas natural licuado, lo que reducirá significativamente las emisiones atmosféricas y el gasoil marino. Con ellos, Carnival dispondrá de un total de 11 buques alimentados con GNL.

Definitivamente la sostenibilidad ya es el único camino posible para el desarrollo turístico, debemos afrontar estas amenazas y convertirlas en oportunidades, incorporando criterios de sostenibilidad en los servicios que ofrecemos y en toda nuestra cadena de valor, con un modelo de negocio más sostenible, que englobe desarrollo económico, social y protección medioambiental.

Fuente: Cruise News.es / Crucero Adicto

Por: Maria Elena Franceschi/Top Cruises

Representantes de Norwegian Cruise Line para Venezuela (www.top-cruises.com)

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver