El artista francés Tarik Bouanani, brocha en mano, quiso cambiarle la imagen al Pesebre, una barriada pobre y violenta de Medellín. 

Y lo consiguió: un gran mural multicolor adorna lo que antes eran 230 casas de ladrillo incrustadas en la montaña.

Bouanani, un muralista y grafitero de 27 años, transformó la fachada de esta zona del noroeste de Colombia donde viven unas 5.500 personas, muchas de ellas desplazadas por la violencia de grupos armados ilegales.

"El objetivo era cambiar la visión que la gente podía tener del barrio y de la misma gente del barrio por medio del arte", señala a la AFP este joven, que llegó por primera vez al país en 2013 en un intercambio universitario.

El gran mural fue inaugurado este miércoles. Desde diciembre Bouanani, con los habitantes de El Pesebre, pintó las fachadas de ladrillo en lo que él mismo define como una obra con "impacto social".

Al comienzo, los lugareños vieron con extrañeza el proyecto. "Es que a usted no le cabe en la mente que un extranjero, un tipo francés, vaya a venir a montarse a una escalera a pintarle gratis la casa a uno", añadió Carlos Mario Mazo, de 60 años y quien vive desde hace tres décadas en la barriada.

Donde antes primaba el café del ladrillo, ahora resaltan el azul, el verde y amarillo. El gran mural está inspirado en el pequeño arroyo que pasa por el lugar. Cada una de las casas parece un píxel de la obra.

"Me gustó la ciudad, me gustó la energía, también todo todo lo que se relaciona con el arte de calle, la pintura, el color, (y) el cambio", comentó Bouanani.

Una de las coordinadoras de la iniciativa, María Camila Moreno, cree que El Pesebre, un "barrio súper feíto", pasó por un "cambio estético" extremo gracias a la brocha de un artista.

Fuente: colombia.com

NUEVO!!!!

Volver