Si lo ‘pillan’ divagando con usted mismo ¡no le dé pena! Al contrario diga que lo hace porque está recorriendo su camino al éxito.

La inteligencia tiene muchos matices y está conectada al éxito. De hecho, se habla de múltiples inteligencias que son útiles para diferentes ámbitos en que se mueven las personas. Al menos se diferencian 12 tipos: lingüística, lógica matemática, espacial, musical, corporal y cinestésica, intrapersonal, interpersonal, emocional, naturalista, existencial, creativa y colaborativa.

Todos podemos tener una en la que nos sentimos demasiado fuertes y otras en que definitivamente tenemos que trabajar más. Tal vez es por eso que hay estudios que demuestran que a veces, las personas más brillantes cometen acciones demasiado estúpidas. Según Eduardo Bravo, colaborador de Yorokobu y citado por World Economic Forum, en ocasiones está bastante reñido el debate de por qué los individuos inteligentes realizan comportamientos impropios de este talento, con más frecuencia de la que pudiera uno imaginarse. 

Según pruebas que se han realizado, para medir la inteligencia no se tienen en cuenta otras variables como la capacidad de tomar decisiones en la vida real, interactuar con otras personas o para empatizar con otros.

La evidencia

Sin embargo, esa falta de interacción también puede denotar que una persona tiene una genialidad superior al resto. Más cuando la tecnología nos envuelve y nos deja absortos. De acuerdo a Ulrich Boser, autor de Learn Better, el ejercicio de hablar con ‘su otro yo’ no es una señal de doble personalidad. Entrevistado por Harvard Business Review, este científico señala que repetir en voz alta ideas y reflexiones es una manera fabulosa de entender mejor lo que está aprendiendo.

No se trata de “tener una conversación contigo mismo” sino de “explicar algo”. En otras palabras, el proceso de leer en voz alta para retener mejor, o de hablar solo sobre todo lo que usted ha aprendido, como si estuviera explicándole algo a otra persona, es una forma de comprender un tema. No se debe confundir esto con la acción de memorizar un poema, o una frase de inglés, sino más bien es como si usted pensara que al frente tiene a su mejor estudiante: usted en persona.

¿Por qué ayudan este tipo de monólogos? Para Boser, esta es una manera de desacelerar la mente para poder construir sus propios pensamientos de forma deliberada. Este tipo de reflexión permite cimentar mejor todo lo aprendido y ganar más experiencia en general. Por eso, ayudan preguntas como “¿Qué es confuso para mi?” o “¿En realidad entiendo esto?”. Además, hablar solo permite que se pregunte “¿Por qué” y responder a la pregunta de mejor manera, sin necesidad de desconcentrarse.

Otras costumbres de los más exitosos

#1. Algunos días hacen “lo opuesto”

Si siente que la rutina lo absorbe, intente por cambiar algo en su día. Por ejemplo:

  • Desayune con un postre
  • Tómese con calma el café
  • Salga a hacer ejercicio por la mañana, no por la noche
  • Vístase de un color diferente
  • Cambie de ruta para llegar al trabajo

#2. Cargue una mochila

“Las personas exitosas aprenden a estar constantemente preparadas para seguir cumpliendo con las actividades del día, sin importarles a dónde las lleven”, afirma la terapeuta familiar Weena Cullins. Por eso, es normal verlas con maletín o mochila para llevar todo lo necesario y enfrentar así un día largo.

En este morral pueden llevar los artículos de trabajo necesarios, golosinas, ropa para el gimnasio, medicinas, las personas exitosas pierden menos tiempo en buscar estas cosas que pueden llegar a necesitar.

#3. Toman duchas de agua fría

Además de ayudar a proteger la naturaleza, gastan menos agua y activan su centro nervioso para empezar el día con buena energía. El cerebro entra en estado de actividad inmediata y eso ayuda a enviar un mensaje a todo el cuerpo. Después de todo, así estará suficientemente renovado y despierto para enfrentarse a lo que venga. 

#4. Se dan aliento delante del espejo

Si le gusta hablar solo,aproveche para decirse todo lo positivo que quiera por dos minutos delante del espejo y ojalá, hágalo a diario. Eso tiene un efecto neuronal, más cuando dice palabras de aliento como:

“Hoy será un día maravilloso”, “Soy capaz de enfrentarme a todo”, “Voy a lograr todo lo que me proponga”.

#5. Imagine historias antes de ir a trabajar

El objetivo de este ejercicio es que logre desarrollar escenarios en su cerebro para que entienda que puede llegar a un objetivo, partiendo de varios caminos y posibilidades. Entre las cosas que debe hacer antes de llegar a su trabajo es imaginar lo que quiere lograr, cómo lo hará, sueñe con el éxito e inventará opciones distintas.

#6. Ojo al café

Vivimos acelerados y a veces sentimos que el cuerpo no resiste más. Entonces, buscamos energía en bebidas que contienen cafeína, donde el tinto se convierte en el potenciador favorito. La terapeuta Krista Verrastro recomienda que al beber café se concentre en lo mejor de su olor, sabor, temperatura, eso le ayudará a enfocarse en el presente y reducir la ansiedad. Pero tenga cuidado de tomarlo en exceso o en reemplazo del almuerzo o la cena, no sea que pille por ahí una gastritis o una enfermedad como la tensión alta.

Fuente: Finanzas Personales

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver