La sorprendente razón cambiará tu perspectiva a la hora de alojarte en uno. 

Seguramente en algún hotel te han dado la sorpresa de que la ventana de tu habitación no se puede abrir o solo lo hace unos cuantos centímetros.

Puede que sea incómodo y hasta molesto, ya que te impide ventilar tu cuarto, pero esta es una medida de seguridad que implementan las cadenas hoteleras para evitar accidentes o suicidios.

Dado que muchos hoteles son de gran altura, algunas personas han intentado suicidarse, lanzándose desde las ventanas de su habitación hacia la piscina.

Otros, al tener altas dosis de alcohol en su sangre, pueden lanzarse al vacío o caerse de manera accidental.

Las Vegas es uno de los destinos donde, literalmente, en ningún hotel se pueden abrir las ventana, es una medida preventiva para mantener a salvo a sus huéspedes y a las personas que transitan por las calles.

Aunque no lo creas, algunas personas han llegado a lanzar objetos desde sus habitaciones provocando graves accidentes.

También se previene que, si tienes tus manos en el borde inferior de la ventana para recargarte, de pronto el marco caiga y aplaste tus dedos. Y, por último, se ahorra energía y se conserva una mejor temperatura en la habitación.

¿Sabes quién le pone las estrellas a los hoteles?

En nuestro país, a veces las categorías de hotel son confusas. Antes, los establecimientos podían agenciarse las estrellas que querían. Realmente nunca se ha hecho presente una autoridad que regule su clasificación-

A partir del año pasado entró en vigor un sistema para controlar esta asignación. Se trata de una autocalificación, pero falta que los alojamientos sean honestos con lo que prometen a sus clientes potenciales.

¿Existe una clasificación oficial?

En septiembre de 2016 entró en vigor el Sistema de Clasificación Hotelera (SCH), establecido por la Secretaría de Turismo federal (Sectur).

Entre sus objetivos está homologar las categorías de los alojamientos e informar al turista para hacer un consumo responsable, dice Hilario Pérez, director de Certificación Turística de Sectur.

El sistema se desarrolló a partir de un estudio de las mejores prácticas internacionales, de pruebas piloto en 13 estados del territorio nacional y un documento de la Organización Mundial del Turismo sobre criterios para clasificar propiedades de cuatro y cinco estrellas.

No se había hecho un sistema de organización desde 1993, dice Rafael García, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM).

El proceso para obtener una categoría se realiza a través del sitio www.sectur.gob.mx

Es un mecanismo de autoevaluación. Para participar, cada hotel debe estar inscrito en el Registro Nacional de Turismo y responder un cuestionario de 49 preguntas para calificar ocho aspectos: accesos, comunicación, habitación y baño, alimentos y bebidas, recepción, control de temperatura, servicios y áreas públicas.

El solicitante solo se puede elegir respuestas de opción múltiple, formuladas de tal manera que no se presten a subjetividades: por ejemplo, cuántos horarios de comida están establecidos, qué tipo de materiales predominan en la construcción, si se cuenta o no con alberca, o si la atención en recepción puede darse en varios idiomas.

Cada respuesta otorga un número de puntos, que al final se suman. A partir de la cantidad que acumule el establecimiento, se da la clasificación. Lo mínimo es una estrella (de cero a 260 puntos) y lo máximo son cinco (de mil 41 a mil 300).

Si un hotel considera que no necesita ostentar número de estrellas, puede solicitar el registro “Sin categoría” y de esta manera ya está cumpliendo con el reglamento.

El plazo que todos los hoteles tienen para hacer este trámite es de un año. La Dirección General de Verificación y Sanción será la unidad de Sectur responsable de revisar que la norma se respete, mediante verificaciones específicas, afirma Hilario Pérez.

Fuente: debate.com.mx

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver