Renovadas dependencias permiten contratar servicios de transporte antes de salir al exterior. Según la concesionaria, ello mejorará el control de los taxistas ilegales.

El aeropuerto de Santiago vive sus días de mayor auge. Este año completará un récord de 21 millones de pasajeros y en los próximos se encamina vertiginosamente hacia los 30 millones de capacidad con que se diseñó el futuro terminal internacional, que ya exhibe un avance del 11%. Muchos apuestan a que cuando sea inaugurado, en 2020, será necesario "apretar" el gatillo para que el concesionario vuelva a ampliarlo a corto plazo.

La explosiva demanda también ha hecho proliferar los taxis ilegales, que, merced a una escasa fiscalización, captan a turistas extranjeros en la salida de vuelos internacionales pese a que allí funcionan servicios de transporte autorizados. En muchos casos, varios se han quejado de ser víctimas de cobros hasta tres veces más altos entre el terminal aéreo y la ciudad.

De ello dio cuenta una carta que la Asociación Chilena de Empresas de Turismo (Achet) envió a la Subsecretaría de Turismo el último verano: "El transporte ilegal afecta diariamente a turistas (...), los cuales arriban convencidos de la buena experiencia que Chile les brindará a su llegada. Lamentablemente, esto no es así. A muchos de ellos les roban y los engañan", reclama el gremio.

Como respuesta, la concesionaria Nuevo Pudahuel está terminando de remodelar la llegada internacional. Con una inversión de $274 millones, se habilitó un espacio con paneles de cobre (donados por ProCobre, entidad que promociona internacionalmente el metal) para que los turistas contraten sus taxis antes de salir al pasillo público. Allí se dispusieron dos puertas: una para los que pagaron un servicio de transporte (a la izquierda) y otra para quienes se irán con conocidos, familiares o taxis de turismo ya reservados (a la derecha). Y como por esta última salida aún podría retirarse un potencial cliente de los llamados "hacheros", la remodelación busca que Carabineros focalice sus controles en esa zona.

"Hoy, el espacio está más ordenado y está cumpliendo uno de los objetivos más importantes, que es entregar las herramientas necesarias para que la autoridad pueda fiscalizar de un modo más eficaz y detener el accionar de los taxistas ilegales", señala Branko Karlezi, subgerente de comunicaciones de la sociedad concesionaria.

Temporada alta

La entrega del espacio remodelado, prevista para el 14 de diciembre, coincidirá con la mayor temporada alta en la historia del aeropuerto: 33 mil pasajeros al mes. Por ello, se lanzó un plan de refuerzo de contingente que busca evitar inconvenientes a los pasajeros.

El jefe del aeropuerto de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), Juan Luis Rodríguez, recomendó a los pasajeros que viajan al extranjero llegar con tres horas de antelación, para así evitar inconvenientes debido al alto flujo de pasajeros que comenzará esta semana.

2020 a fines de ese año debuta el terminal internacional para 30 millones de pasajeros anuales.

33 mil personas diarias circularán por el aeropuerto durante la temporada alta, que se inicia este mes.

100 "hacheros" o taxistas ilegales se estima que operan en la salida internacional de Pudahuel.

Fuente: economiaynegocios.cl

WTM Latin America 2018

NUEVO!!!!

Volver