Ayer se apagó definitivamente y después de más de 55 años la torre de control “vieja” del Aeroparque Jorge Newbery, el aeropuerto metropolitano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a la vez que se comenzó a operar desde la flamante Nueva Torre de Control. 

Desde las 0 horas y hasta las 5 am trabajaron ‘contra reloj’ más de 60 personas de seis empresas y organismos, a los fin de ajustar todo el equipamiento de comunicaciones, radares y radio-ayudas. Además, se conectaron todas los enlaces y alarmas que se utilizan en la operación del Aeroparque.

Este traspaso histórico requirió una preparación de más de seis meses de pruebas técnicas y capacitación de los operadores en el uso de la tecnología de última generación que se ha instalado en la nueva cabina de control.

La nueva torre de control brinda más posiciones de trabajo, lo cual permitirá aumentar la capacidad de operación de la terminal aérea Buenos Aires, dado que ésta contará con aproximaciones separadas para Aeroparque, para San Fernando y para El Palomar.

“Estamos felices de contárselo y ser parte de la enorme transformación que se ha esta dando en el sector aerocomercial en Argentina impulsada por el Ministerio de Transporte”, señaló Agustín Rodríguez Grellet, Presidente de Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA).

Nueva Torre de Control de Aeroparque

Con sus 35 metros de altura y su campo visual de 360°, la nueva torre de control de Aeroparque representa un gran salto cualitativo en términos edilicios, aportando entre otras mejoras la accesibilidad para personas con movilidad reducida (primicia para una torre de control argentina); altos estándares de seguridad; un sistema anti-incendio y salida de emergencia; y cuenta con un sistema de provisión de energía ininterrumpida. Posee además una nueva sala de instrucción específica, donde los operadores recibirán capacitación continua.

En lo tecnológico, se convierte también en la primera torre de control argentina en incorporar el sistema de fajas de progresión electrónicas, que reemplazarán a las actuales tiras de papel en las cuales se asienta información de cada vuelo controlador desde esa dependencia. La nueva tecnología opera mediante pantallas táctiles y elimina el uso del papel.

Esta tecnología es estándar en los principales aeropuertos del mundo y Aeroparque se convierte en el primero de Argentina en emplearla. Ofrece asimismo la ventaja de reducir la posibilidad de error en la carga de datos de los vuelos, y permite acceder en tiempo real a las estadísticas de movimiento de aeronaves.

Otro avance tecnológico de la nueva torre de control de Aeroparque es su nuevo Sistema de Gestión de Tránsito Aéreo, de carácter autónomo, el cual podrá continuar prestando servicio aun en caso de interrupción de la conexión y coordinación con el Centro de Control de Área Ezeiza.

Fuente: aerolatinnews.com

WTM Latin America 2018

NUEVO!!!!

Volver