Los hoteles occidentales y otros sectores que viven indirectamente del turismo tienen un gran reto tecnológico si su intención es captar turistas chinos

Los chinos apenas utilizan tarjetas de crédito, y mucho menos efectivo. La revolución tecnológica que se vive en China, mucho más avanzada que la occidental, ha supuesto un cambio de usos en la forma de pagar. Lo abonan todo con el teléfono móvil, desde una simple compra en un supermercado hasta una entrada de cine o la cuenta del restaurante. En los hoteles, por supuesto, no usan tampoco tarjetas de crédito, y el efectivo ha pasado a la historia entre la población china.

Por ello los hoteles occidentales tienen un gran reto tecnológico si su intención es captar turistas chinos, que cada día viajan más y también gastan por encima de la media. Para ponerse al día y adaptarse a este segmento turístico, los hoteleros, pero también las empresas que viven indirectamente del turismo, deberán modificar su sistema de cobros y permitir que los chinos puedan pagar con el teléfono móvil cualquier gasto por mínimo y ridículo que pueda parecer.

Para poder pagar en con el ‘smartphone’ hace falta que el teléfono disponga de conectividad NFC, una tecnología inalámbrica de corto alcance para intercambiar datos entre dispositivos que evidentemente está al alcance de cualquier usuario. Pero el problema estriba en que los comercios también deben actualizar su sistema de cobro. No sirve un datáfono cualquiera. Los datáfonos compatibles deben disponer de terminales de pago ‘contactless’.

La costumbre tan española de exigir un gasto mínimo para pagar con la tarjeta tiene que pasar a la historia si los hoteleros y otros sectores que viven indirectamente del turismo pretenden captar turistas chinos, si quieren hacer “caja” con ellos.

Los chinos tendrían serios problemas para pagar en un autobús en muchas ciudades españoles, por ejemplo, y también en los taxis. Actualmente tampoco todas las compañías telefónicas permiten el pago con el móvil, lo que supone una dificultad añadida para adaptar el sistema turístico occidental a las costumbres chinas, que ven en el pago con el móvil un sistema mucho más seguro que las tarjetas de crédito y, por supuesto, que llevar efectivo encima.

Fuente: Preferente

Volver al boletín

Certifíquese como Experto en Norwegian Cruise Line

NUEVO!!!!

 

Volver