El país tricontinental tiene una oferta única de turismo que lo ha hecho ganador de múltiples premios internacionales. El astroturismo es una de sus mejores apuestas. 

Chile no solo brilla por sus características geográficas, sino también porque marca presencia con la batería de premios obtenidos a finales de 2017, entre los que destacan el título de Mejor Destino de Turismo Aventura del Mundo, entregado por los WTA, y ser nombrado el destino destacado del 2018 por Lonely Planet Travel.

“En 2017, Chile recibió 49 distinciones y premios internacionales, que nos han posicionado como un destino imperdible para este 2018 a nivel mundial. Además, cerramos el año con un récord histórico en materia de llegadas de turistas extranjeros con más de 6 millones, un incremento del 14 % respecto al año anterior, que responde a la decisión que ha tenido el gobierno de aumentar los recursos de promoción internacional, donde en conjunto con el sector privado nos han permitido mostrar los distintos destinos turísticos en el mundo”, asegura la subsecretaria de Turismo, Javiera Montes.

Aumento que también se reflejó en las divisas correspondientes al turismo receptivo, las cuales alcanzaron una cifra histórica de US$4.200 millones. Del total de turistas que ingresaron a Chile en 2017, 133.341 fueron colombianos.

El país más largo del mundo, con 4.329 kilómetros y presencia en tres continentes (América, Oceanía y Antártica), se divide en cinco marcadas zonas geográficas y climáticas. El norte, influenciado por la presencia del desierto de Atacama; Centro, Santiago y Valparaíso, definidos por su clima mediterráneo; luego la zona sur, lagos y volcanes; en el extremo austral, la Patagonia y Antártica; y finalmente Isla de Pascua. Cada una con una magia especial.

Chile atrae por la naturaleza abierta de sus paisajes y su gente, que resguarda la naturaleza en su estado prístino e inexplorado. Uno de los lugares más sorprendentes es la región de Coquimbo y su oferta ligada al astroturismo, al contar con la red de observatorios turísticos y servicios ligados a la observación de estrellas más grande del hemisferio sur.

Las extraordinarias condiciones atmosféricas en estas latitudes, con un promedio de 300 días despejados al año y una escasa contaminación lumínica, son algunas de las ventajas que han hecho que más del 40 % de la infraestructura astronómica mundial se encuentre instalada en este país, y se espera que en la próxima década la cifra llegue al 70 %, según Chile.travel, el sitio oficial de turismo de la nación. Una experiencia para viajeros de todo el mundo y de todas las edades, para disfrutar de uno de los mejores cielos del planeta.

Entre los observatorios científicos que se encuentran en la región está La Silla, ubicado en la comuna de La Higuera; el Observatorio Interamericano de Cerro Tololo (CTIO), perteneciente al consorcio Aura/Noao (Association of Universities for Research in Astronomy/National Optical Astronomy Observatories), el Gemini Sur (consorcio internacional) y el Soar (Southern Astrophysical Research), ubicados en la comuna de Vicuña; y Las Campanas (Carnegie Institution of Washington en asociación con la Universidad de Harvard y el Mit), donde, a partir de 2021 funcionará el telescopio gigante de Magallanes, que en su cúpula de 22 pisos de altura contendrá el telescopio óptico más grande del mundo.

Chile también alberga el proyecto radioastronómico de mayor envergadura: Alma (Atacama Large Milimeter Array), el mayor radiotelescopio del mundo, una configuración de 66 antenas parabólicas de 12 metros de diámetro cada una. La revolución astronómica en el altiplano chileno a 5.000 metros sobre el nivel del mar.

La mayoría de observatorios operan durante todo el año, con visitas nocturnas que invitan a ser parte de una experiencia astronómica fuera de serie.

“La región de Coquimbo está desarrollando este tipo de turismo desde 1998, las noches se pueden tomar con las manos gracias a los 300 días despejados al año. En la década de 2020 Chile será, con toda propiedad, la ventana mundial hacia el universo. En esta región hay múltiples actividades que enamorarán a sus visitantes”, reconoce Pamela Duarte, destaca del Servicio Nacional de Turismo de Coquimbo.

Se suman también las experiencias de naturaleza que se pueden realizar en el Parque Nacional Fray Jorge creado en 1941 con el objetivo de proteger un bosque que sobrevive en un ambiente semidesértico; la Reserva de la Biosfera (ONU) y la Reserva Starlight (Fundación Starlight), y también sus atractivos balnearios, donde el ocio se mezcla con la buena gastronomía.

La Herradura, por ejemplo, es un balneario turístico donde existen espacios de camping, un club de yates, hoteles, cabañas y otros servicios turísticos. Se caracteriza por tener un mar tranquilo de aguas templadas, ideal para nadar y realizar deportes náuticos como windsurf y buceo.

También está Totoralillo, una hermosa playa con aguas transparentes, con un paisaje rocoso. Se pueden practicar pesca, buceo, surf y bodyboard. Está ubicada a 17 kilómetros al sur de la ciudad de Coquimbo, la región estrella de Chile.

Fuente: elespectador.com

WTM Latin America 2019

NUEVO!!!!

 

Volver