El fundador del Grupo Virgin hace parte de una iniciativa global para dejar toda conexión tecnológica de lado. Y señala los beneficios de que se celebre un día mundial para este propósito.

Sir Richard Branson sabe de qué habla cuando de tener experiencias se trata. No se avergüenza de posar como azafata en uno de sus aviones, cuando pierde apuestas, lo hace para divertirse. Una vez se dejó fotografiar de una preciosa modelo mientras hacía windsurfing y tantas ocurrencias más que lo alejan de la típica imagen de millonario serio y lo acercan al estereotipo de acaudalado ‘playboy’.

Pero en realidad, Branson es un exitoso empresario que maneja Virgin, un grupo que participa de la industria de transporte aéreo, las telecomunicaciones, la música y que incluso ya tiene banca online, a través de Virgin Money. Tiene 67 años y ocupa el puesto 388 de los más acaudalados del mundo con una fortuna de $5.000 millones de dólares. Y es la 12a persona más rica del Reino Unido.

Por eso, sus consejos son escuchados tanto por jóvenes y empresarios de su país, como en el resto del mundo. El tema más reciente de su blog causó sensación entre un movimiento que está hastiado de tanta tecnología y de la incidencia que las redes sociales en la humanidad. En su artículo de blog “Es tiempo de desconectarnos”, el millonario empieza con una reflexión.

“Es muy fácil perderse de los momentos más importantes de la vida porque estamos muy ocupados con la mirada fija en nuestros teléfonos”, dice Branson. Y siendo irónico, la primera foto que pone es de sí mismo, navegando en su bote, una de sus grandes pasiones, pero sosteniendo un celular en su mano derecha.

Y a continuación, su propuesta: “Entonces, vamos todos a soltar nuestros teléfonos e ignoremos las redes sociales por las siguientes 24 horas”. Dice que apoya esta iniciativa en conjunto con su holding Virgin, sus hijos Holly y Sam y muchos otros que quieren tener un día nacional de la desconexión donde “todos tengamos un día entero para desintoxicarnos digitalmente”. Eso quiere decir que por ese periodo, no habrá entradas de blog, ni publicaciones en redes, ni siquiera que hay que mirar las redes sociales o noticias en televisión, desde el viernes a las 6 p.m.

Una medida así en Colombia tendría graves repercusiones, al menos para los adictos a postear todo en sus redes. Una encuesta realizada por el operador de telecomunicaciones ETB, señala que en 2017 los usuarios en el país visitan las redes sociales en promedio 21 veces al mes desde sus computadores de escritorio o portátiles, con un gasto promedio de 6,4 horas, mientras que desde su teléfono móvil lo hacen 227 veces y emplean 7,4 horas al mes. 

De acuerdo con el estudio, las redes de comunicación como WhatsApp, Skype, Facebook Messenger son más utilizadas en móviles, con un promedio de 16 visitas diarias. Para las redes sociales que ofrecen fotografía y video, los usuarios emplean más sus PC para consultar Youtube o Facebook, por ejemplo.

El tip de Branson

Volviendo a Branson, él considera que hay un inmenso valor en desconectarse de los aparatos digitales y así poder reconectarnos con nosotros mismos y con los que amamos. “Pero también hay un enorme mensaje que podemos llevar a casa de esta experiencia -que nosotros podemos estar más presentes en nuestras vidas. Realmente creo que estar en el momento es la clave a la felicidad y el éxito- que empieza con estar constantemente pegados al teléfono puede tener un gran impacto en nuestras relaciones. Siempre trato de enfocar mi atención en todo lo que estoy haciendo. Cuando estoy en una reunión y escucho y tomo notas, y cuando estoy en el comedor, cenando y me encuentro con mi familia. Amo la tecnología y las redes sociales, pero un texto o un tweet nunca podrán reemplazar el verdadero valor de una conversación”, dice.

El empresario afirma que en Virgin hacen charlas frecuentes de la importancia de estar desconectados, donde tienen su propio ‘Desintoxicador Digital’ los miércoles en la tarde cuando apagan todos sus servidores de correo electrónico por una hora para animar al grupo de trabajo a conversar los unos con los otros.

Esto ha traído enormes beneficios a la colaboración y el equipo de reúne para conversar en el almuerzo y aprender de las discusiones. Branson señala que si alguien considera que es muy difícil encontrar ese momento porque se encuentra estresado o acongojado, entonces “no sienta temor de tomarse un respiro para recargarse. Todos necesitamos tiempo para descansar. Yo amo las caminatas en las montañas, andar en bicicleta, el windsurfing y me siento conectado con la naturaleza, y recargo las energías después de una buena sesión”, afirma.

En conclusión, intente hacer la diferencia tratando de validar su vida a través de lo que publica. Existe una nueva enfermedad que es analizada por los científicos y sicólogos del mundo, la adicción a las redes sociales. Y está creciendo de acuerdo a la multiplicación de la conexión a internet de más personas en el mundo.

Aprenda a estar con sus amigos cuando sale y en vez de grabar videos para mostrarse felices en la noche de fiesta, converse con ellos, no toda la vida transcurre en el lente de un celular. Más que publicar, se trata de hablar, de ponerse al día de lo que se han perdido, de tocarse la mano, de posar la cabeza en el hombro de alguien. Es tener ese contacto físico y emocional que nos ha quitado poco a poco la tecnología.

Y ni hablar de la familia, donde los aparatos tecnológicos han abierto una brecha en la comunicación porque creemos que un video de amistad, una cadena, un saludo en el chat de la familia es suficiente para hacerles creer que estamos con ellos y que los apreciamos. En vez de eso, intente un viaje, envíe una carta como se hacía antes o invítelos a un lugar de encuentro para poder pasear. La vida es más que los post de Instagram o Facebook. La vida es una sola y es para vivirla.

Fuente: Finanzas Personales

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver