Estos son algunos de los detalles más sorprendentes de la cultura del país asiático 

Celebrar el cumpleaños con fideos, la «Fiesta de los Faroles» o sorber la comida como gesto de buena educación. La cultura china esconde costumbres sorprendentes y leyendas mágicas. «Man Zou, China para curiosos», de Izabella Kaluta, es un libro ilustrado lleno de curiosidades sobre la historia y las tradiciones de la República Popular China. Recogemos aquí algunas de ellas:

El dragón

Símbolo de la fuerza y la fortuna, el dragón es un elemento fundamental de la cultura china. A diferencia del dragón europeo, el dragón chino se representa como una serpiente con cuatro patas, orejas de toro, cuernos de buey y escamas. En la Antigüedad, los chinos creían que estas fantásticas bestias eran responsables de los tifones, los aguaceros y la sequía. En la región de Hong Kong muchos de sus rascacielos presentan un agujero en medio. ¿Para qué? Para que los dragones puedan pasar de un lado a otro estos edificios.

Los fideos de la longevidad

En China los cumpleaños no se celebran tal y como los conocemos. En vez de una tarta con velas, el plato más importante es un bol de fideos. Estos fideos de cumpleaños deben ser muy largos, ya que representan la duración de la vida. Por esta misma razón, reciben el nombre de «shoumian», los fideos de la longevidad. El cumpleaños más importante de los más pequeños es el segundo, pues en China se considera que el niño o niña nace con un año de vida. ¿Y cuál es el mejor regalo para los chinos? Sobres rojos con dinero, también conocidos como «hongbao». ¿Y qué regalos son inaceptables, según la autora Izabella Kaluta? Relojes, zapatos y paraguas.

Los pasteles de media luna

Como señal de que se acerca la «Fiesta del Medio Otoño», los establecimientos chinos se llenan de cajas rojas, doradas y amarillas con pasteles en su interior. Estos dulces son presentados con dibujos en su relieve y diferentes colores. También tienen diversos rellenos como la raíz de loto o la pasta dulce de alubias. De corte redondo como la luna llena, de ahí el nombre, estos pasteles se comen el decimoquinto día del octavo mes lunar mientras observan la luna llena junto con sus familiares.

La «Ciudad Prohibida»

Antiguamente se creía que el centro de China se encontraba donde el emperador, jefe del gobierno del país, estuviese en todo momento. Hogar de 24 emperadores en sus más de 600 años de historia, la Ciudad Prohibida es el conjunto palaciego más grande del mundo con una superficie total de 720000 metros cuadrados. Pasar un día en cada una de sus 9000 habitaciones llevaría aproximadamente veinticinco años. ¿Y a qué se debe el nombre de «Ciudad Prohibida»? Esta construcción alberga en su interior casi mil edificios y su acceso estaba restringido a la población hasta el siglo XX, cuando fue convertida en museo abierto a todo el mundo.

El «putonghua» o la lengua china

Cantonés, shanghainés, uigur, mongol, tibetano…En cada región de China se habla una lengua o dialecto distinto hasta el punto de llegar casi a las trescientas lenguas en el país de Asia. No es extraño que hablantes de diferentes regiones no puedan entenderse entre sí. Por esta razón, los chinos recurren al putonghua, la lengua nacional. Según cuenta la leyenda, la escritura china fue inventada por Cangjie que tenía dos pares de ojos. Tras un largo tiempo observando los diferentes elementos de la naturaleza, Cangjie descubrió los rasgos de la escritura china, compuesta por miles de signos.

El «Día de la Limpieza»

El «Día de la Limpieza», o también conocida como el «Día de las Tumbas», es la primera fiesta que se celebra para homenajear a los antepasados. Esta festividad,que tiene lugar en primavera, se asocia con excursiones fuera de la ciudad. El ritual consiste en limpiar y ordenar los lugares de sepultura y se colocan los platos favoritos de los difuntos. Finalmente, se vuelan cometas con farolillos en la cola a las que se les corta el hilo para que vuelen en libertad.

Pangu, el creador del universo

Según cuenta la leyenda, el dios Pangu llevaba durmiendo miles de años dentro de un huevo, el cual era el universo. Un día, este ser de gran tamaño despertó y el huevo se partió a la mitad, convirtiéndose en el cielo y en la tierra. Tras levantar el cielo, el gigante se volvió a quedar dormido debido al cansancio y jamás se volvió a despertar. Su ojo derecho se convirtió en la luna mientras que el izquierdo se transformó en el sol.

Guerreros de terracota

Descubiertos por unos campesinos en 1974, los «Guerreros de terracota» son un conjunto de más de ocho mil figuras de barro de dos metros de altura. Este ejército de barro fue encargado por Qin Shi Huang, el primer emperador de la China unificada. Como misión principal, este ejército debía proteger el mausoleo del emperador y obedecer a sus órdenes, incluso tras su muerte. Parte del conjunto, considerado Patrimonio de la Humanidad, puede verse en el Museo del Ejército de Terracota.

Un país de inventos

El país asiático se caracteriza por una larga historia llena de inventos y descubrimientos. Entre ellos se encuentran la brújula, la porcelana, los helados y los fuegos artificiales. El dinero también. En el siglo IX empezó a usarse en China el papel moneda, ocho siglos antes que en Europa. Además, China fue de los primeros países en utilizar el dinero en metálico, el cual tenía forma de espátula.

Los «hutongs»

En el casco antiguo de la ciudad de Pekín se pueden encontrar los hutongs, callejuelas que forman un laberinto poblado de casas de una sola planta y pasadizos. En estos barrios la vida transcurre en la calle, donde se pueden ver a los lugareños tomando un baño por la falta de agua corriente en las casas o jugando a las cartas. La calle más conocida de esta pintoresca área de la ciudad es Nanluoguxiang.

Fuente: elmundoalinstante.com

NUEVO!!!!

Volver