Los productos relacionados con el bienestar empiezan a hacerse un hueco entre las compañías turísticas.

El Global Wellness Institute ha revelado en la WTM de Londres que el turismo del bienestar, con unas cifras de 830 millones de viajes al año y un valor estimado de 559 millones de euros, está creciendo actualmente el doble que el sector turístico en general.

El organismo explica en un informe que el sector turístico ha crecido un 3,2% en los dos últimos años, mientras que el turismo del bienestar lo ha hecho en un 6,5%, lo cual supone un aumento superior al del PIB global.

Europa cuenta con el número más alto de viajes relacionados con el bienestar, pero el gasto es superior en Norteamérica, que cuenta con más de un tercio del total mundial.

Asia, por su parte, es el mercado que más rápido está creciendo, debido a la expansión de la clase media y la explosión del turismo en la región.

Los autores del estudio, Ophelia Yeung y Katherine Johnston, han explicado en la charla de la WTM que el sector del bienestar ha generado ya más de 17 millones de puestos de trabajo en todo el mundo.

Por lo general, según las autoras, los turistas interesados en el bienestar están mejor educados, más acostumbrados a viajar y a probar nuevas experiencias. Por ello, gastan un 53% más que el resto de turistas internacionales y un 178% más que el viajero doméstico.

Sin embargo, los turistas que no tienen como motivo principal de su viaje el bienestar, pero sí que quieren mantener hábitos saludables o simplemente realizan algunas actividades de bienestar durante su viaje, gastan ocho veces más que los que tienen como interés principal el turismo relacionado con la salud.

Distinguir entre turismo médico y de bienestar

Yeung pide que no se confunda el turismo del bienestar –una forma de viajar que busca mantener o mejorar la salud– con el turismo médico –la búsqueda específica de un tratamiento.

“Hay algunas áreas grises entre las dos, como viajar para un chequeo médico, pero hablar de las dos como si fuesen lo mismo puede provocar una confusión en los clientes y diluir el atractivo de cada segmento, por lo que no recomendamos a los destinos hablar del turismo del bienestar y el turismo médico como si fuesen la misma cosa”, asegura Yeung.

Algunos ejemplos del turismo del bienestar son los campos de entrenamiento físicos en el Reino Unido, las ceremonias espirituales en la India o los chequeos médicos en Malasia y Tailandia.

Bután y Costa Rica apuestan por el bienestar

Los productos relacionados con el bienestar empiezan a hacerse un hueco entre las compañías turísticas. Así, la marca de fitness Equinox abrirá un hotel en Nueva York y tiene otros 75 proyectados, mientras que Delta Air Lines y Singapore Airlines se han asociado con la misma compañía para crear tablas de ejercicios físicos a bordo.

“Estas colaboraciones ayudan a la gente a llevarse a sus marcas de fitness con ellos cuando viajan”, asegura Johnston, que vaticina que “se van a ver más alianzas de este tipo en los próximos años”.

Para estar presente en este mercado tan lucrativo, algunos destinos como Bután y Costa Rica, han decidido centrarse en el turismo del bienestar, mientras que otros están creando productos de este tipo, como China.

“Creemos que el turismo del bienestar puede aliviar a los destinos que están congestionados porque tiene el potencial de atraer a los turistas fuera de la temporada alta y llevarlos a destinos alejados de los más conocidos y saturados”, concluye Johnston.

Fuente: Agenttravel.es

Volver al boletín

WTM Latin America 2019

NUEVO!!!!

 

Volver