Salir de viaje significa inmediatamente salir de tu zona de confort.

La salud personal se expone a riesgos cuando viajamos a zonas tropicales o exóticas, ecosistemas donde pueden proliferar enfermedades distintas a las acostumbradas. Por lo tanto, es importante ir a estos lugares bien preparado y estar al corriente de la medicina del viaje.

1.- Vacúnate

Viajar puede ser muy divertido, y generalmente lo es, siempre y cuando no te enfermes. Entonces, toda la diversión que pudiste tener se vuelve sufrimiento.

Antes de viajar a zonas tropicales o exóticas, asegúrate de aplicar todas las vacunas que vengan al caso. Esta es una lista de las vacunas que no deberían faltar en tu lista.

  • Fiebre amarilla.
  • Dengue.
  • Tétanos.
  • Malaria.
  • Hepatitis A y B. Varicela.
  • Poliomelitis.

2.- Jet Lag

Conocemos como Jet Lag al conjunto de síntomas físicos y psicológicos propios del cambio de horario al momento de trasladarse de zonas distintas. Podemos determinarlo a partir de las alteraciones de los ciclos de sueño y vigilia.

Puedes reducir sus efectos mediante la ingesta de agua, descansar mucho antes de partir, o utilizar fármacos si tu caso es grave.

3.- Diarrea del viajero

La diarrea del viajero ocurre cuando consumimos en el extranjero alimentos “comprometidos” o que nuestro sistema no está acostumbrado a comer, por lo que reacciona de un modo no muy placentero ni agradable para nadie.

En estos casos, lo mejor es ir con un conocimiento previo de qué vas a probar y qué no, o también puedes optar por llevar tus propios alimentos, aunque esto le quitará cierta magia a la experiencia.

4.- El sol

Es un error frecuente exponerse al sol en periodo vacacional, como si el sol no tuviese los mismos efectos que tiene el resto de los días. Aplica protector solar sobre las partes que quieres broncearte, y resolverás tu percance.

5.- Los mosquitos

En las zonas tropicales deberías estar muy pendiente de los mosquitos que estén a tu alrededor dado que son agentes de enfermedades peligrosas. Asegúrate de llevar siempre el repelente y de aplicarlo sobre tu cuerpo para que los mosquitos no se acerquen a ti.

6.- La ropa

Cuando estés viajando, ya sea en autobús o en un avión, procura utilizar ropa que te quede floja para así contribuir a la buena circulación de la sangre. Esta recomendación es concerniente tanto a las prendas como a los zapatos.

7.- Dormir

Cuando dormimos en nuestras camas, nos podemos mover tanto como queramos dado de que contamos con mucho espacio para ello. No obstante, la situación cambia cuando estamos en un autobús o en un avión, donde los asientos tienen espacios reducidos.

Fuente: El Mundo al Instante

Volver al boletín

WTM Latin America 2019

XXVII Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2019

NUEVO!!!!

 

Volver