El Ejecutivo subraya que el cambio de nombre del aeropuerto de El Prat constituye una medida “cargada de simbolismo”.

El nombre rinde un homenaje al presidente de la Generalitat en el exilio

El Consejo de Ministros ha decidido cambiar la denominación oficial del aeropuerto de Barcelona-El Prat, que pasará a incluir el nombre de Josep Tarradellas, presidente de la Generalitat en el exilio y a quien el primer Gobierno de Adolfo Suárez restableció su legimitidad.

El aeropuerto de El Prat cambiará así su denominación incluyendo el nombre de Josep Tarradellas, la misma fórmula que la utilizada para el aeródromo de Madrid, que pasó a denominarse Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas en homenaje al expresidente fallecido en 2014.

El Ejecutivo subraya que el cambio de nombre del aeropuerto de El Prat constituye una medida “cargada de simbolismo” y que pretende subrayar la voluntad del Gobierno en favor del diálogo como vía de solución al problema existente con el independentismo catalán, a iniciativa del Gobierno.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha explicado este viernes que el cambio de la denominación oficial del aeropuerto de la Ciudad Condal ha sido comunicado tanto a la Generalitat de Cataluña como a los municipios que puedan verse afectados y a la familia del que fuera president catalán, y considera que existe “un nivel de acuerdo razonable” para el cambio.

“Nivel de acuerdo razonable”

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz respondía así a las críticas a esa decisión por parte del portavoz de JxCat en el Parlament, Albert Batet, quien ha criticado la decisión tildándola de unilateral. “El Gobierno estima que hay un nivel de acuerdo más que razonable para el cambio de nombre del aeropuerto”, ha subrayado Celaá.

Por su parte, la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, ha destacado que el procedimiento que se seguirá para el cambio de nombre, será el habitual administrativo que implica cualquier cambio de denominación “de algo perteneciente al Estado”.

Homenaje como parte del “patrimonio común”

Tarradellas, que emigró a Francia terminada la Guerra Civil, fue presidente en el exilio de la Generalitat desde 1954 a 1977. Llegó al cargo como consecuencia de la dimisión por motivos de salud de Josep Irla. Político de Esquerra Republicana de Catalunya, llegó a ser secretario general y presidente de la formación.

Célebres son sus palabras asomándose al balcón del Palacio de la Generalitat tras su regreso al país, el 23 de octubre de 1977, cuando gritó a la multitud congregada: “¡Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí!” (Ciudadanos de Cataluña, ya estoy aquí).

Durante sus años como presidente de Cataluña en el exilio, Tarradellas se esforzó al máximo para preservar la institución de la Generalitat de cualquier influencia partidista y por prestigiarla como institución representativa de la totalidad de los catalanes, ha destacado el Gobierno.

“Su compromiso con un catalanismo integrador y constructivo le hicieron ganarse el aprecio y la consideración del pueblo catalán y español, así como el respeto del conjunto de las fuerzas políticas dentro y fuera de Cataluña. Su altura moral y su sentido de Estado son hoy un ejemplo para todos los demócratas. Por ello, su memoria merece ser honrada y reconocida como parte del patrimonio común”, argumenta.

Fuente: Agenttravel.es

Volver al boletín

XXVII Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2019

NUEVO!!!!

 

Volver