Quienes pasen por la esquina de Cuba y Amargura en La Habana Vieja sentirán una música muy poco habitual en la zona. Son melodías que en La Habana no se escuchaban desde hacía siglos, al menos en su forma original.

Es una de las iglesias más bellas de La Habana, la de San Francisco de Asis y desde aquí se origina la historia. En su interior se ha ubicado uno de los órganos mas antiguos de la isla y de todo el Caribe… Conocido como el órgano Merklin Schutze es un instrumento sumamente valioso proveniente de Paris y Bruselas. Fue construido en 1855 por la casa Merklin, una de las más renombradas en materia de construcción de órganos durante el siglo 19 e inicialmente perteneció a la Basílica de Nuestra Señora de La Caridad en Centro Habana, para el acompañamiento musical en los oficios religiosos.

Por más de un siglo el órgano fue empleado en días festivos, misas dominicales y actividades de la villa. En el siglo XX, recibió un nuevo fuelle con motor eléctrico pues el anterior se accionaba manualmente. Tímbricamente no sufrió afectaciones. Sin embargo, la falta de mantenimiento y fallas técnicas del órgano, hicieron que en 1970 dejara de funcionar. Restaurarlo fue bien difícil pues hubo que bajarlo de la Iglesia la Caridad y trasladarlo hasta la Iglesia ubicada en La Habana Vieja.

Y la restauración resultó más compleja pues faltaban partes del instrumento, algunos de los tubos de estaño que producen el característico sonido tuvieron que ser hechos totalmente nuevos, y los mecanismos de piel por donde entra el aire estaban desechos. Es un órgano mecánico, con un único teclado manual de 56 teclas y 24 notas en el pedalero para accionar con los pies. Tiene 11 tiradores que escogen las familias de tubos para producir diferentes sonidos o timbres, como flautas, trompetas, cornetas y violas da gamba entre otros y 827 tubos. Mantenerlos es sumamente costoso y muchas de las nuevas piezas fueron mandadas a hacer en Alemania y Suiza.

Los trabajos comenzaron en noviembre de 2017 y finalmente el órgano se ubicó en la nave lateral norte de la iglesia de San Francisco de Asís. Y tras la restauración, muchos se preguntan si el sonido será el mismo.

En materia de construcción de órganos la casa Merklin, hizo también otro en 1862 para la catedral de La Habana, pero de este no quedan rastros, solo noticias en un informe de 1935. En la Habana hay poco menos de 20 órganos. Pero dos son los más importantes. Este y el de la Iglesia de san Francisco de Paula restaurado en 2008 por la Oficina del Historiador de la Ciudad.

La construcción y restauración de órganos ha sido considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Este órgano fue restaurado por la casa Organera Suiza Ferdinand Stemmer en colaboración con el gobierno alemán, la embajada de Alemania en Cuba la Fundación para el Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, entre otras, y se dedicaráhabitualmente a acciones litúrgicas, académicas y de concierto.

Sonidos que La Habana rescata y que hablan de lo que fue la ciudad siglos atrás.

Fuente: caribbeannewsdigital.com

NUEVO!!!!

 

Volver