Hacer sociedades mejores en plena revolución de la información. Cambiar los modelos productivos. Llevar adelante reformas en los modelos energéticos. Estas y otras cuestiones están en las agendas de prácticamente todas las economías del planeta. El cambio climático, la llegada de la inteligencia artificial, la automatización del trabajo o el uso de nuevas tecnologías descentralizadoras van a jugar un importante papel en el desarrollo social de las próximas décadas, informa El Confidencial.

Con este contexto de fondo se celebró el pasado jueves en Madrid una mesa redonda organizada por el Confidencial junto a Deloitte dentro de las jornadas del SingularityU Spain Summit. Bajo el título ‘Innovación y tecnologías exponenciales, aliados para el crecimiento de la empresa y la sociedad’, invitados de diversos ámbitos sociales y tecnológicos expusieron las que, a su juicio, son las claves que deben impulsar el progreso en los próximos años.

En un momento en el que “las innovaciones y los cambios están aquí y es muy difícil predecirlos”, Felipe Requejo, socio director de innovación de Deloitte España, se preguntaba qué estrategias deben seguir empresas y gobiernos para adaptarse a esa realidad cambiante. ¿Pueden llevar estos cambios a una semana laboral de cuatro días, como se está experimentando en algunos lugares del mundo? Según Larry Keeley, director de Deloitte Consulting y presidente y cofundador de Doblin Inc., nuestro país es un lugar idóneo para hacerlo porque, además, favorecería el turismo.

Para Keeley es un “error” pensar que la tecnología lo solucionará todo sin marcarse objetivos y resultados. Y para reafirmarse puso los ejemplos del turismo, la sanidad o las energías renovables como factores que deberían empujar el progreso en España: “Es necesario utilizar los datos que tenemos a mano para conseguir que España sea un lugar a la altura de los estándares del siglo XXI, para que sea un modelo de país para vivir, como lo era hace quinientos años”.

La llegada de la automatización y de la inteligencia artificial también debería provocar cambios en las condiciones laborales. Keeley puso sobre la mesa una de las ideas más llamativas y que señalábamos al inicio de este texto: “Si queremos crear nuevos estándares de vida tenemos que cambiar las cosas. Si una empresa es productiva siete días a la semana puede organizar dos equipos que trabajen cuatro días. Emplea al doble de gente que, además, tiene fines de semana de tres días y potencia el turismo”, señala Larry Keeley, director de Deloitte Consulting y presidente y cofundador de Dolbin Inc.

Fuente: Preferente

Volver al boletín

WTM Latin America 2019

XXVII Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2019

NUEVO!!!!

 

Volver