Una lluvia de promesas de financiación, tanto de instituciones como de las mayores fortunas francesas, comenzó este martes a aliviar el impacto que sufren los galos y parte del mundo al ver la destrucción de uno de sus monumentos más venerados.

El presidente Emmanuel Macron aseguró que "reconstruiremos Notre Dame todos juntos", y anunció una colecta oficial en Francia y el extranjero.

Comenzó la familia de Bernard Arnault, la mayor fortuna de Francia y propietaria del grupo del lujo LVMH, que realizará "una donación de 200 millones de euros al fondo dedicado a la reconstrucción de esta obra arquitectónica".

Además, el grupo LVMH pondrá a disposición del Estado "todos los equipos creativos, arquitectónicos y financieros para ayudar al largo de trabajo de reconstrucción y a la recolecta de fondos".

Pero para acotar el ímpetu de las donaciones, el concejal de Cultura del Ayuntamiento de París, Christophe Girard, aclaró de esos millones de euros habrá que descontar las gravaciones fiscales que esas donaciones acarrearían.

Con el fin de ordenar la previsible avalancha de contribuciones, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, propuso convocar una "conferencia internacional de donantes", que se celebraría en el Ayuntamiento y en la que también se someterían a examen ideas para la reconstrucción.

Fuente: Caribbean News Digital

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Lo mas leído

Volver