Trabajar sentado en el mismo sillón en donde ves Netflix puede relajarte demasiado y distraerte de tus actividades laborales. Estas artimañas te ayudarán a mejorar tu concentración y productividad.

Aimee Tariq

Para muchos, el hecho de trabajar desde casa es un gran sueño, pero como muchos emprendedores han descubierto, concentrarse y ser productivo no siempre es fácil cuando estás trabajando en el mismo lugar en el que compartes tiempo con tu familia y amigos, o en el que te relajas en el sillón viendo Netflix.

De hecho, es muy fácil que las distracciones del hogar eviten que logres los resultados que necesitas mientras estás iniciando una carrera como emprendedor. Afortunadamente, hay estrategias que puedes implementar para mejorar tu concentración y tu productividad. Estos trucos respaldados por la ciencia te ayudarán a mantenerte activo durante todo el día laboral:

1. Ten un código de vestimenta.

La gente que trabaja desde casa suele imaginarse que puede ir a trabajar en pijama. Sin embargo, las investigaciones han demostrado de forma consistente que vestirte como si fueras a la oficina te ayuda a tener un mejor desempeñoUn estudio realizado por el Journal of Experimental Social Pschycology encontró que toda la ropa tiene un significado simbólico. En otras palabras, cuando vistes ciertas prendas tiendes a adoptar comportamientos asociados con lo que llevas puesto.

En el estudio, los participantes que usaron batas de laboratorio tuvieron un mejor desempeño en tareas de atención porque la bata tenía un significado simbólico de atención al detalle y cuidado. De la misma forma, si usas ropa que asocias con una oficina exitosa, independientemente de si es formal o informal, puede hacer que de forma inconsciente entres en un estado mental idóneo para trabajar.

2. Llena tu espacio de verde.

Tienes control total sobre el aspecto de tu oficina, pero hay ciertos tipos de decoración que son más benéficos para tu productividad. Un estudio publicado en Science Daily encontró que las oficinas decoradas con plantas tenían una taza de productividad 15 por ciento mayor que las que no tenían plantas. Y curiosamente, la presencia de plantas se asoció con una mayor satisfacción laboral.

Incluso una planta decorativa en tu escritorio puede mejorar la calidad del aire y ayudarte a estar más concentrado en tu trabajo. Y mantenerlas saludables exponiéndolas a la luz solar puede mejorar tus propios niveles de energía.

Para tener mejores resultados, coloca tu planta en una área visible desde donde trabajas. Asegúrate de saber si esa planta vive mejor con luz solar directa o en sombra, para que se mantenga sana en el espacio que le elegiste.

3. Usa música para concentrarte.

Tal como Eric Stensvaag escribió en un artículo para feed.fm, “en la última mitad de siglo, cientos de estudios han demostrado la correlación positiva entre la música y actividades tan diversas como el ejercicio o las compras. La capacidad de la música para que nos desempeñemos mejor y nos destaquemos es un resultado de comportamiento… Escuchar (y crear) música ha demostrado reducir los niveles de estrés e incluso ayudar en el tratamiento de enfermedades mentales.”

¿Qué es lo que hace que la música tenga este impacto?

Escuchar música ayuda a la liberación de dopamina en el cerebro, reduciendo el estrés y ayudándonos a sentirnos motivados, e incluso felices mientras trabajamos. Hay estudios que incluso han demostrado que escuchar música nos ayuda a trabajar más rápido y a ser más creativos. En un artículo publicado en Medium, Melissa Chu señaló que la música sin letra, como la clásica o la música de soundtracks, suele ser mejor para mejorar el humor y la concentración. Es tu oficina en casa, así que puedes experimentar hasta encontrar la música que mejor te funcione para trabajar.

4. Evita las distracciones, pero no los descansos.

Los smartphones pueden ser una distracción importante a la hora de hacer Home office. Sin embargo, si tienes un gran auto control, el tiempo que pases sin trabajar puede ser un gran beneficio. Los descansos son necesarios porque le ayudan a tu corteza prefrontal a recargarse para volver a concentrarte en lo que importa.

Como escribió Meg Selig en Psychology Today, “la atención prolongada a una sola tarea disminuye el desempeño… Trabajar durante largos periodos de tiempo sin descansos genera estrés y cansancio. Tomar pausas refresca la mente, recarga tus recursos mentales y te ayuda a ser más creativo”.

Cuando trabajas desde casa tienes mayor control sobre cuándo y cómo tomar descansos. Ya sea que salgas a caminar, leas un capítulo de tu novela favorita o veas un par de videos en YouTube, puedes descansar tu mente de la manera que mejor funcione para ti y asegurarte de regresar al trabajo rejuvenecido y con mayor concentración.

5. Manténte calientito.

Al trabajar desde casa tienes mayor control sobre el termostato, permitiéndote crear una atmósfera mucho más cómoda. Sin embargo, además del tema de comodidad o de lo que puedes gastar en luz, también deberías considerar la forma en la que la temperatura afecta tu productividad.

Según un estudio realizado por la Universidad de Cornell, en las oficinas que mantienen la temperatura en 20º C “los empleados cometen 44 por ciento más errores y son menos productivos” en comparación con las oficinas que tienen la temperatura a 25º C.

Subirle a la calefacción durante el invierno y bajarle al aire acondicionado durante el verano hace que tu cuerpo destine menos energía a mantenerse caliente y pueda destinarla a concentrarte en el trabajo que tienes delante.

Trabajar desde casa trae una serie de desafíos, pero también puede ser sumamente gratificante. Conforme pongas en práctica estos simples métodos respaldados por la ciencia para mejorar tu productividad, tu oficina en casa se convertirá en el espacio idóneo para alimentar tu éxito.

Fuente: Entrepreneur

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver