Como en muchos países del Este de Europa, muy conservadores en sus política migratorias, entrar a trabajar en Croacia es muy difícil. Hasta ahora. Debido a la tremenda falta de personal para la industria turística, el gobierno ha levantado las restricciones para que los trabajadores no europeos entren en el país y trabajen la hostelería, desesperada por empleados que satisfagan sus necesidades.

Marko Pavic, el ministro de Trabajo croata, explicó que “nuestro primer objetivo es que la gente que vive en Croacia, los croatas, tengan empleo. Pero cuando eso no basta y nos vemos desbordados, tenemos que llamar a trabajadores de fuera. Por eso –añadió– hemos decidido ampliar la cuota en 2000 licencias para trabajadores que vengan al turismo”. Estamos hablando de trabajadores de fuera de la Unión Europea, porque los europeos tienen libertad de movimiento en Croacia. El ministro anunció que si fuera necesario, se producirían ampliaciones de licencias de mil en mil hasta que no haya necesidades por atender.

“Con esta decisión –añadió– sentamos las bases para una temporada turística de éxito” según Andrej Plenkovic, el primer ministro. “Esta decisión no tiene precedentes en la historia reciente de Croacia, y está pensada para atender las necesidades del mercado”. El paro en el país está en su nivel más bajo de la historia, el 7 por ciento.

No obstante, aún hay 110 mil parados en el país que, pese a ser el número más bajo de la historia, debería ser suficiente para atender al negocio turístico. El primer ministro espera que en los próximos meses de máxima actividad, aún se reduzca más.

Fuente: Preferente.com

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver