Tabarca, la isla habitada más pequeña del Mediterráneo (solo 22 km cuadrados) multiplica por noventa su población. Ubicada frente a la costa de Alicante, España, pasa de 56 habitantes fijos en invierno a convivir con 5.000 turistas al día durante la temporada de verano. Un auténtico maná para la economía local, ante el que la Guardia Civil de Alicante, pone en marcha un dispositivo permanente de seguridad en la isla alicantina entre el 15 de junio y el 15 de septiembre con motivo de la gran afluencia de visitantes que ésta recibe.

Vista aérea de Tabarca.

Está compuesta por dos islotes unidos por una playa. Solo uno de ellos, el más pequeño, está habitado. Carece de aeropuerto, siendo la via marítima la única forma de llegar a ella.

Tabarca es conocida como «isla pirata» del Mediterráneo porque durante siglos fue aprovechada como base por estos bandidos para preparar sus ataques a las costas alicantinas cuando venían navegando desde África. Este año, después de una década ,su pequeña playa ha recuperado la bandera azul, sinónimo de la calidad de sus aguas y servicios.

Vestigios de ese pasado belicoso se pueden contemplar en el extremo opuesto a la playa de la isla, la zona amurallada donde se iba a construir una plaza militar completa, aunque luego se quedó en proyecto, o también la Torre de San José, para vigilar las llegadas de los piratas.

Además de esa huella histórica de piedra -de la cantera propia- este rincón ofrece las mejores vistas de la cercana Santa Pola (a nueve kilómetros de distancia) y el litoral de los Arenales (Elche) y un poco más lejos (catorce kilómetros) de Alicante.

De acuerdo con los cálculos, más de 150.000 personas se desplazaron a la isla entre el 15 de junio y el 15 de septiembre de 2017 (el 65 por ciento del total de sus 230.0000 visitantes anuales). Este cálculo, comparado con las estimaciones realizadas tras su declaración en 1986 como reserva natural para hacer la isla sostenible medioambiental y económicamente, apuntan a un incremento del 120% del máximo de turistas. Si su pasado apasiona, el presente y el futuro de Tabarca parece prometedor como destino turístico que se consolida ahora con su bandera azul, una garantía de calidad de los servicios de su playa. En el resto de su perímetro hay también varias calas de aguas cristalinas, no en vano, la isla tiene el reconocimiento de reserva marina y unas praderas de posidonia excepcionales con una de las aguas más puras del Mediterráneo. Venezuela está bendecida con 72 islas que conforman las Dependencias Federales, además de otras más que son parte del territorio de algunos estados, como las islas que encontramos frente a Puerto Píritu, Puerto La Cruz o Puerto Cabello, sin entrar a detallar las de las costas del estado Falcón. Cuanto potencial aun por desarrollar. Fuente www.abc.es

Alberto Aristeguieta

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver