El Lago di Garda es uno de los más conocidos de Italia y uno de los más visitados. Está ubicado a mitad de camino entre Verona y Brescia, en el Norte del país y es muy sencillo llegar hasta él. Está rodeado de una gran cantidad de pequeños pueblos turísticos y cerca de él se encuentra Gardaland Park, el mayor parque temático de Italia. Es uno de los mejores lugares para disfrutar de unas jornadas de actividades acuáticas, baños y visitas a estos pueblos tan interesantes. Y, entre todos ellos, destaca Sirmione.

Esta pequeña población cuenta con muchos alicientes para disfrutar de una visita relajante e intensa al mismo tiempo. Desde luego, uno de sus alicientes es el propio lago. Al estar junto al mismo, cuenta con una gran cantidad de actividades acuáticas, centradas sobre todo en las playas que se extienden en la orilla del lago. Desde Sirmione también salen varias embarcaciones para visitar las islas del lago, otra de las cosas interesantes que se pueden visitar en la zona. Pero además del lago, hay una larga lista de cosas para ver en esa bonita población italiana.

Una de las principales atracciones turísticas es el Castello Scaligero, el castillo que ofrece acceso al Casco Histórico y que se encuentra en la parte más estrecha de la península donde se ubica el municipio. El Castello Scaligero está rodeado por el agua del Lago di Garda, por lo que para entrar han que cruzar el puente levadizo de la fortaleza. Además, cuenta con una dársena interior en el que se refugiaba la flota en caso de necesidad. También cuenta con un pequeño puerto exterior, destinado a los barcos pesqueros que faenan en el lago.

Sirmione, algo más que baños en el Lago di Garda

Sirmione tiene también unas ruinas arqueológicas de la época romana, las Cuevas de Catulo, que cuentan con un gran valor histórico. La entrada al recinto arqueológico de Sirmione cuesta 4 euros y ofrece también el acceso al Museo Arqueológico, que también resulta muy interesante. La visita puede completarse con una jornada disfrutando de las termas de Sirmione. Hay dos de estas instalaciones, que aprovechan la presencia de azufre y otros minerales que resultan muy saludables tanto para la piel como para otras indicaciones médicas.

Sirmione es una de las poblaciones más atractivas del Lago di Garda y es fácil encontrar alojamiento, tanto en el casco histórico como en los alrededores. También es fácil encontrar un hotel en otra población cercana y aprovechar para desplazarse por estos pueblos tan atractivos y sugerentes para unas vacaciones ideales.

Fuente: porconocer.com

NUEVO!!!!

 

Volver