El nuevo escenario cambiario impulsa el turismo receptivo (extranjero) al tiempo que crea las condiciones para que los argentinos prefieran los destinos dentro del país, según el análisis de los operadores del sector.

Es la lectura que ha hecho Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT): “Lo que veníamos planteando es que el dólar estaba atrasado y eso impactaba negativamente en el turismo, porque con un dólar atrasado como estaba, todo el mundo se va afuera.

La Argentina era comparativamente muy cara con respecto al resto de los países de la región y con otros destinos”. La realidad es que la industria sin chimeneas es uno de los sectores económicos que se beneficia de la devaluación del peso (que pasó de $19 por dólar en diciembre de 2017 a valer hoy $28).

El dólar más alto abre, así, importantes posibilidades al turismo dentro del país, pero esto siempre y cuando el aumento de la moneda extranjera no se traslade a los precios del sector, haciendo que se retraiga el consumo de los servicios.

Desde las aerolíneas y agencias de turismo confirman que los destinos más elegidos para estas vacaciones de invierno son Bariloche, Mendoza y San Martín de los Andes; aunque también llegan a El Calafate e Iguazú.

Aldo Elías trazó un cuadro optimista para estas vacaciones: “Hay muy buena expectativa, la ocupación hotelera ha venido creciendo en los últimos 22 meses. Estimo que vamos a tener unas muy buenas vacaciones de invierno con buena ocupación”, sostuvo.

Adelantó que el nivel de reservas es “importante” en los centros turísticos invernales, y agregó que “depende mucho del factor climatológico y al igual que el año pasados vamos a tener nieve”.

“El turismo está muy globalizado y hay un crecimiento permanente de viajeros que recorren el mundo y lo hacen buscando lo mejores precios que claramente no los tenía Argentina”, indicó.

Entre Ríos aparece para esta época como un destino atractivo. Las localidades que se encuentran sobre la costa del río Uruguay suelen atraer mayor afluencia de visitantes. Habitualmente Colón, Concordia, Chajarí, Federación, San José, Gualeguaychú, Villa Elisa y Concepción del Uruguay registran ocupaciones de alojamientos muy importantes.

Los visitantes que llegan para esta época a la provincia, aprovechando el receso de invierno, son atraídos por la enorme y variada oferta de termas, diseminada en distintas localidades.

Cabe consignar que la mayor parte de los centros termales ofrece tratamiento de spa, una alternativa que propone descanso, relax y programas beneficiosos para la salud. Todo conforma una propuesta para mitigar el estrés que disparan los grandes centros urbanos.

El termalismo ha abierto nuevos horizontes turísticos para Entre Ríos, una provincia que tiene grandes posibilidades en esta actividad. Y Gualeguaychú ha sido partícipe de este boom. El funcionamiento de dos complejos ha dinamizado, concretamente, el perfil turístico de la ciudad, reforzando sobre todo la temporada invernal.

A esta oferta, se le agrega una atractiva propuesta en términos naturales y paisajísticos, que muy bien sintetizaba el eslogan “Todos los verdes”.

En este contexto, Gualeguaychú se ha convertido en un imán para disfrutar de las vacaciones de invierno. A las termas y el casino, y a las propuestas ligadas al turismo naturaleza (avistaje de aves, caminatas en la naturaleza, paseos por el río, etc.), para esta época la ciudad agrega una oferta cultural especial.

Fuente: eldiaonline.com

Certifíquese como Experto en Norwegian Cruise Line

NUEVO!!!!

 

Volver