La fe no sólo mueve montañas, también impulsa el turismo religioso o espiritual.

Según datos de la Organización Mundial de Turismo OMT, el turismo religioso mueve a unos 300 millones de viajeros en el mundo. La intención de visitar lugares emblemáticos de distintas religiones, genera más de 17mil millones de dólares. Importante parte del turismo mundial es de peregrinos, personas que por devoción o ganas de conocer visitan lugares ligados a su fe; a éstos se suman quienes, sin ser creyentes, van a esos lugares por estar ligados a la historia, el arte, la cultura y la espiritualidad.

Los lugares más visitados en el mundo son: la catedral de Guadalupe, con 10 millones de visitantes al año; San Pedro en Vaticano, 7 millones; Jerusalén, 6 millones; Fátima y Santiago de Compostela 4.5 millones. México congrega anualmente a unos 16 millones de fieles que se trasladan desde diferentes lugares del país a visitar santuarios; buscan paquetes turísticos que incluyan servicios de hospedaje, transporte y recorridos.

República Dominicana tiene potencial como destino de turismo religioso, en la isla se celebraron, por primera vez, innumerables actividades religiosas en el nuevo mundo. Colombia es atractivo destino para la práctica de turismo religioso, actividad enmarcada en profunda tradición representada por diversas culturas y templos maravillosos; se calcula que 890 mil personas visitan anualmente Colombia por razones religiosas. En Perú, los templos coloniales atraen a miles de turistas locales y extranjeros que cada año visitan destinos de este país. En Brasil, esta actividad es uno de los motores principales del turismo; moviliza a miles de personas cada año; la ciudad de Aparecida del Norte en Sao Paulo, es conocida como el santuario mariano nacional, allí se encuentra la Basílica de la Inmaculada Concepción, de Nuestra Señora de Aparecida, Santa Patrona de Brasil; se estima la visita anual de unos ocho millones de turistas; el Ente Brasileño de Promoción Turístico (EMBRATUR) indica que cerca de 20 millones brasileños viajan anualmente por el mundo a visitar lugares con templos religiosos. Guanare, Capital Espiritual de Venezuela, recibe anualmente más de 50 mil turistas que visitan la Basílica Menor Santuario Nacional a la Virgen de Coromoto; y Barquisimeto es visitada por millones de peregrinos, cada 14 de enero, en ocasión del Día de la Divina Pastora.

Sea con sus catedrales, iglesias y cultura religiosa, Latinoamérica presenta la otra cara de su turismo, el turismo de la fe, lleno de historia y tradición.

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver