De aquí a 2020, el turismo halal (viajeros musulmanes con elevado poder adquisitivo y marcada orientación familiar) representará la oportunidad de 200.000 millones de USD. Estudio de Amadeus identifica requisitos futuros de este segmento.

«Halal Travel 2016», informe elaborado por la empresa demoscópica británica Context Consulting, se presentó en Arabian Travel Market, feria del Mercado Árabe de los Viajes de Dubái. El estudio expone perspectivas sobre necesidades y expectativas de este grupo de viajeros que gana peso a escala mundial. Según estimaciones, el turismo de musulmanes que prefieren viajar en un entorno que respete las costumbres y tradiciones islámicas, alcanzará un volumen de 150 millones de viajeros y un gasto conjunto previsto de 200.000 millones de USD, de aquí a 2020. El informe de Amadeus revela las necesidades futuras que el sector de los viajes deberá satisfacer para dar servicio a este segmento en expansión. Allí identifican tres cuestiones fundamentales que afectan a los ejes básicos del sector turístico: experiencias culturales, necesidades de alojamiento y preferencias de actividades, cuyos componentes específicos son los siguientes: Máximo valor de los viajes: Los viajeros halal planifican sus viajes para maximizar el resultado cultural de los desplazamientos; suelen realizar una planificación exhaustiva de sus vacaciones; las mujeres ejercen influencia real en la experiencia del viaje; los viajeros se muestran dispuestos a utilizar agentes para la planificación de itinerarios complejos, y prefieren paquetes que les resulten básicos e inflexibles.

Alojamientos adecuados: Los viajeros halal desean disfrutar de alojamientos adaptados a sus costumbres que proporcionen libertad; prefieren apartamentos o cadenas hoteleras; muchos hoteles no cumplen los requisitos para la oración y restauración contemplados por el Islam; hoteles deben garantizar la «comodidad cultural» de estos viajeros; las mujeres no encuentran fácilmente instalaciones adecuadas.

Destinos familiares: Una vez llegados a sus destinos, los viajeros halal desean explorar, pero sin abandonar su zona de confort; presentan necesidades específicas en cuanto a actividades de ocio y excursiones, particularmente en lo que respecta a transporte, zonas de oración o restauración; opciones de restauración limitadas constituyen un problema para los viajeros halal, que demandan alternativas; mientras unos exigen opciones gourmet, otros desean experimentar la cocina local adaptada a sus principios. Requieren transportes especiales; los chóferes privados ofrecen un atractivo especial para los maridos, que en ocasiones sienten incomodidad por su «desconocimiento» del país que visitan.

Otras conclusiones del informe apuntan al influyente papel de las mujeres en la toma de decisiones sobre el viaje, la planificación y aspectos logísticos; expectativas del viajero halal pasa por descubrir y disfrutar de destinos inexplorados; cabe destacar una clara diferenciación en sus preferencias dependiendo de su perfil: confort, aventura, familia reducida, familia numerosa, buscador de ofertas y buscador de simplicidad.

Dado que los viajeros suelen proceder de la región de Oriente Próximo, la interacción humana constituye un valor añadido; las agencias de viajes, consultores y turoperadores juegan papel decisivo en la planificación de sus viajes. La comprensión del contexto y las motivaciones de los viajeros halal es imprescindible para poder diseñar paquetes de viajes adecuados, consideraciones que, si cabe, son todavía más importantes a la hora de planificar viajes multidestino complejos. Existe una clara preferencia por la reserva anticipada de todos los viajes, las excursiones y alojamiento, puesto que familias y grupos de este sector prefieren evitar la incertidumbre que conllevan los viajes no planificados.

Según indican datos recientes, en 2014 el turismo halal alcanzó 145.000 millones de USD, con incremento del 4,8% frente al promedio del 3,8% del conjunto del sector de viajes: Es uno de los segmentos de mayor crecimiento a escala global. El desarrollo económico en el mundo islámico ha dado lugar al nacimiento del «consumidor musulmán» que, en promedio, es más joven, más culto y dispone de más ingresos que sus predecesores. Por estos motivos, es más proclive a contratar viajes y vacaciones internacionales.

Tal como explica Antoine Medawar, Vice President Middle East and North Africa de Amadeus, «los viajeros halal son un sector demográfico que constituye una importante oportunidad. Se trata de un grupo de individuos y familias que poseen determinados requisitos exclusivos en cuanto a destinos y ofertas de servicios durante los viajes. El estudio “Halal Travel 2016” encargado por Amadeus revela áreas fundamentales de este segmento que el sector puede desarrollar, y propone, además, una serie de ofertas adicionales que permitirán mejorar la experiencia de los viajeros y potenciar su volumen de gasto».

Volver al boletín

WTM Latin America 2018

NUEVO!!!!

Volver