Fomentar relaciones profesionales, hacer networking y mantener una comunicación constante con clientes, y colegas te permite crear mejores oportunidades para tu carrera, en un entorno de confianza mutua.

Sin embargo, existen actitudes y comportamientos que sin darte cuenta pueden estar afectando la forma en que te relacionas con tus colaboradores o clientes y mermar tu desempeño profesional.

El autor de The Intelligent Entrepreneur", Bill Murphy Jr. compartió en Inc. nueve hábitos que pueden hacer que los demás te consideren poco profesional o nada confiable, y que es recomendable que evites.

Si bien algunas actitudes pueden ser un poco obvias, no está de más recordarlas, hacer un poco de conciencia y reflexionar al respecto, para mejorar en tu carrera.

Descuidar tu lenguaje

Además de correr el riesgo de ofender, si alguien se expresa constantemente con obscenidades o utiliza alguna mala palabra como adjetivo en cualquier ocasión, puede provocar que el resto de la gente piense que es la única forma en que sea persona se expresa, sin contar con mayor riqueza en su vocabulario y tener creatividad para comunicarse.

Impuntualidad

Tener el hábito de la puntualidad, no sólo refleja compromiso de tu parte, sino también te permite mostrar respeto por el tiempo de los demás. Llegar a la hora en la que has acordado te muestra como una persona profesional que se preocupa por este tipo de aspectos. Te puede interesar: 5 claves para que los cazatalentos quieran ver tu perfil de LinkedIn

Ser excesivamente positivo

Si bien tener una actitud positiva ayuda a ser más productivo y a la vez permite enfrentar la adversidad; hay que tener cuidado de no exagerar y correr el riesgo de parecer ingenuo o poco realista ante circunstancias serias o complicadas, que pueden determinar el grado de profesionalismo.

Ser inconstante

Comprometerte a asistir a algún lado o realizar cierta tarea y no cumplirlo, te hace ver irresponsable y poco confiable, lo cual al momento de presentarse alguna oportunidad corres el riesgo de que no te tomen en cuenta.

Desorganización

Sea el negocio que sea al que te dediques, los clientes o compañeros de trabajo esperan que respondas con eficiencia a sus necesidades. Sin embargo, si eres una persona desorganizada con sus propios asuntos, es posible que los demás no consideren que seas confiable para ciertas tareas.

Tener dificultad al expresarte

Similar al primer punto, si no puedes expresarte correctamente y ser claro al momento de decir lo que sea necesario ya sea de forma escrita o hablada, no te tomarán como una persona profesional.

Ocultar información

Es comprensible que dependiendo del trabajo que realices, probablemente exista cierta información que no puedas revelar a cualquiera, sin embargo, si te dedicas a ocultar información a tus compañeros de trabajo, empleados o clientes, tu reputación como líder puede no ser mejor. Incluso puedes provocar que las personas con quienes trabajes no confíen en ti tampoco.

Prometer lo que no puedes cumplir

Una vez que te comprometas a hacer algo o estés vendiendo algún producto o servicio, es necesario que lo hagas tal y como lo dijiste.

Engañar o mentir

Aunque sean muy obvias, vale la pena mencionar que hacer cualquiera de estas dos faltas hará que pierdas la confianza de cualquiera que se dé cuenta. Se trata de cumplir con tu palabra, ser comprometido en cualquier aspecto de tu trabajo, para así permitirte seguir creciendo profesionalmente y generar un entorno confiable.

Fuente: Dinero

Volver al boletín

WTM Latin America 2017

NUEVO!!!!

Volver