Consecuencias son más grandes en las pequeñas empresas (Créditos: Emen)

Contratar personal implica inversión de tiempo y dinero para una empresa. Tomar una mala elección puede tener repercusiones

Emen.- Contratar personal implica inversión de tiempo y dinero para una empresa. Tomar una mala elección puede tener repercusiones: gastos económicos, tiempo perdido, baja productividad y retrasar el cumplimento de metas.

Estas consecuencias son más grandes en las pequeñas empresas cuya supervivencia también depende del talento que contratan. Esto se debe a que carecen de áreas de recursos humanos y estrategias o perfiles de puestos definidos, incluso no siempre transmiten adecuadamente la ideología de la compañía. El 70% los empleados cambia de trabajo por no coincidir con la filosofía o porque las condiciones no son las establecidas desde el momento de la entrevista.

Una encuesta realizada por Careerbuilder, un sitio de búsqueda de empleo en internet, refiere que la mitad de las empresas estadounidenses consultadas pierden casi 50,000 dólares (1,025,000 pesos) anuales por malas contrataciones y el 22% señala haber perdido clientes.

Entre los errores más comunes que se cometen a la hora de reclutar personal está el no contar con una planeación y acelerar el proceso ante la urgencia de contar con un nuevo elemento. En México, de acuerdo con el estudio “Saratoga 2014” de la consultoría PWC, el tiempo en promedio para cubrir una vacante es de 29 días, desde que se aprueba la solicitud hasta cubrir el puesto.

El mismo estudio menciona que en México se invierten 41,287 pesos por cada nueva contratación, una inversión más elevada que en Brasil (13,919 pesos) y Estados Unidos (39,934 pesos).

Margarita Chico Pérez, directora de Comunicación y Relaciones Públicas de Trabajando.com México, detalla que los costos de poner a una persona no apta en un puesto es la pérdida de tres meses de sueldo, que equivalen a un periodo de prueba. Sin embargo, este tiempo, que está avalado por la ley, le brinda a la empresa la posibilidad de prescindir del empleado sin tener gastos de liquidación.

No Funcionan

Descartar a una persona que está sobrecalificada es un error común en la contratación y una medida contraproducente porque la empresa pierde una oportunidad de talento que podría ayudarle, advierte en entrevista Alejandra Vega, gerente de Relaciones Públicas de OCC Mundial.

Otro es no verificar la información del currículum o las referencias y no complementar la entrevista con pruebas psicométricas. Incluso debe tomarse en cuenta la personalidad y el puesto designado, porque existen vacantes que no requieren trato con personas, pero en otras como ventas es fundamental, menciona Marcela Ancona Sánchez, gerente de Bolsa de Trabajo de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh).

La reclutadora dice que el área de mayor rotación laboral es la de ventas, las nuevas generaciones cada vez duran menos tiempo en su empleo: de uno a dos años. Entre las razones está el no incrementar el suelto establecido o la falta de prestaciones pactadas, trabajar más horas o no encajar en el ambiente laboral.

Recuerda que las falsas expectativas crean una insatisfacción laboral y una pérdida de productividad de 35% lo cual se refleja en desempeño reprobatorio que contagia a los demás empleados. También, el 98% de las personas que mienten en su currículum son descubiertas al verificar las recomendaciones o ponerlos a prueba, detalla Alejandra Vega.

Los especialistas llaman a combatir las malas prácticas de contratación a partir de capacitar al reclutador, brindarle herramientas y técnicas que le ayuden a elegir el mejor perfil para el puesto, realizar las pruebas necesarias y saber informarle al solicitante el nivel de crecimiento que puede obtener.

Coinciden que, en puestos claves, el director o jefe inmediato debe involucrarse, ser parte de la entrevista o realizar pruebas que evalúen las aptitudes del postulante. Hacen énfasis en realizar el mismo proceso de reclutamiento a las personas recomendadas y de no pasar los filtros prescindir de su contratación. Esto para evitar pérdidas económica y de tiempo.

Recalcan la necesidad de no dejarse llevar por una primera impresión, ya sea que el carisma cautive al reclutador o le dé una mala impresión. Las competencias y aptitudes deben estar primero.

Concluyen que en promedio existen cinco profesiones diferentes compitiendo por el mismo puesto, por ejemplo una vacante de mercadotecnia puede ser cubierta por alguien de administración, comunicación, comercio o ingeniería. Para elegir al mejor candidato deben realizarse todas las pruebas y no deben influir juicios de valor. Artículo de Elizabeth Meza (Elempresario.mx)

Fuente: El Mundo

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver