La compañía instalará en la recepción de sus hoteles un sensor que combina vídeo con infrarrojos para detectar la reacción de sus huéspedes

La cadena hotelera Campanile medirá la satisfacción de sus clientes mediante el reconocimiento de sus emociones faciales a través de un sensor, una iniciativa pionera en el sector hotelero que permitirá a la compañía evaluar y mejorar sus protocolos de atención al cliente, gracias a un acuerdo con la startup Imotion Analytics.

La hotelera instalará en la recepción de sus hoteles un sensor que combina vídeo con infrarrojos para detectar la reacción emocional de sus huéspedes. Posteriormente, se procesa la información y se obtiene una valoración de la experiencia de los clientes en el hotel.

Con esta nueva iniciativa, Campanile obtiene información de los clientes relativa a su experiencia emocional que aplicará para optimizar protocolos de atención.

Campanile ha instalado ya el primer sensor en el hotel de Cornellà de Llobregat y, tras el éxito de su funcionamiento, prevé extender el servicio próximamente al resto de establecimientos de la cadena.

Fuente: agenttravel.es

NUEVO!!!!

Volver