Una de las obras de 'street art' del proyecto denominado Galería de Arte Urbano. / Foto apertura: © CML | DPC | José Vicente 2016 cortesía de MURO - Festival de Arte Urbana Lx 2016

La ciudad es este año la Capital Iberoamericana de la Cultura mientras vive una cotidianeidad artística, gastronómica y de innovación empresarial desconocida hasta el momento y que la convierten en uno de los destinos fetiche de este 2017. 

Por: Ana Rosa Maza

Bajo uno de sus numerosos heterónimos, Fernando Pessoa cuenta cómo a su vuelta de Glasgow a Lisboa, una tarde, en Martinho da Arcada, gracias al espíritu del vino y la conversación con sus compañeros de la efímera revista Orfeu, descubrió cuán perfecto ignorante era en lo que a sensaciones se refiere: “Eu, que me cria conhecedor de todas as sensações sem medida, descobri não há muito que era um perfeito ignorante”.

La cita pertenece a un relato incluido en el libro A vida sexual de Pessoa, volumen que repasa obras inéditas del poeta y escritor portugués y saca a la luz, entre otras, la nocturnidad frívola y desinhibida en la que el poeta, seducido por unas raparigas (prostitutas) se pierde por la parte baja del castillo de San Jorge al encuentro de un destino tan incierto como sugerente. La Livraria da Cossoul es un espacio pequeño, en un recodo de la avenida de Dom Carlos I. Quizás no sea la más famosa, pero es un buen lugar para encontrar primeras ediciones, como el volumen citado, libros descatalogados, de segunda mano y de editoras independientes y, por qué no, el punto de partida de una ruta cualquiera por Lisboa en la que perderse, libre e irremediablemente, como el poeta y su heterónimo.

Lisboa es uno de los destinos a visitar este 2017, tal y como lo sugieren las tendencias de viajes para este año. Abanderada del resto del país, se presenta efervescente, renovada y “abierta al mundo”, explica Ana Godinho, secretaria de Estado de Turismo de Portugal. Una declaración de intenciones que encuentra su argumento no solo en la cotidianeidad cultural que sucede en casi cualquier parte, sino también en quienes, en los últimos años, la eligieron para vivir, para trabajar o para estudiar.

Lisboa vive una explosión artística, gastronómica y empresarial y, como en toda explosión, nada sucede de la noche a la mañana. La Lisboa de hoy es resultado de una transformación que comenzó hace ya una década y que Godinho vincula a una mayor conectividad aérea con nuevos mercados emisores y la inversión realizada por la Cámara Municipal de Lisboa para remozar el centro histórico.

El impulso en infraestructuras, la recuperación del patrimonio y la rehabilitación urbanística han ayudado a convertirla en objeto de deseo para propios y extraños. Este 2017, la ciudad en la que la palabra luz adquiere un significado propio es la Capital Iberoamericana de la Cultura, evento que ya ha comenzado a celebrarse y que se extenderá a lo largo de los próximos meses con más de 150 eventos: exposiciones, cine, arte urbano o poesía en la calle; y conmemora el centenario de la aparición de la Virgen de Fátima, que busca potenciar el carácter tolerante y espiritual de sus gentes, más allá de cualquier confesión religiosa.

ARTE Y DISEÑO, DE LA CALLE A LOS MUSEOS

En el proceso de recuperación de lo antiguo se abrieron las puertas a la modernidad y la innovación, y el arte y el diseño se convirtieron en aliados necesarios. Con el apoyo de la Cámara, el street art se instaló en la ciudad ya en 2008 como forma de recuperación del patrimonio y oportunidad para artistas urbanos. En este proyecto, denominado Galería de Arte Urbano, “han participado centenares de artistas y las acciones se han expandido a otros lugares de la ciudad (su primera intervención fue en Bairro Alto), especialmente a los barrios periféricos”, comenta Miguel Carrelo, integrante del equipo responsable de este proyecto que, en mayo próximo (del 25 al 28), celebrará la 2ª edición de MURO Festival de Arte Urbano.

En esta ocasión se intervendrán las paredes y rincones de Marvila, barrio de pasado industrial de la zona oriental de la ciudad, en pleno resurgimiento. Justo una semana antes tendrá lugar ARCO Lisboa y la bienal Experimenta Design, todavía con fechas por confirmar, aunque se prevé para septiembre. Así que no es de extrañar que la revista Wallpaper haya elegido a la capital portuguesa como la ciudad del Diseño para el 2017.

La máxima expresión formal de esa ebullición en el ámbito artístico y del diseño se materializa en el Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología (MAAT). A orillas del Tajo, el edificio propone una reconexión entre el río y la ciudad. La tradición portuguesa de artesanía y cerámica da forma a un edificio ondeante, gracias a la luz, de azulejos tridimensionales y brillantes que dan ganas de acariciar y que dan acceso a un nuevo punto, el tejado del museo, desde el que mirar Lisboa otra vez. A la izquierda, el edificio de la antigua Central Tejo, de ladrillo rojo y de primeros del siglo XX, convive en sintonía, albergando exposiciones de arte contemporáneo desde 2006. Otra vez, lo nuevo tiende la mano a lo antiguo, conformando así un Belem complementario a la Torre o al Monasterio de los Jerónimos.

A medio camino entre el MAAT y el Museo de Arte Antigua, en la zona de Alcântara, fue recuperado un conjunto de antiguas fábricas de hilado, textiles y tipográficas, dando lugar al LX Factory, nombre bajo el que coexisten espacios de coworking, moda, tatuajes, restaurantes y la librería Ler Devagar, de techos altos y paredes llenas… de libros, claro.

LA HORA DE LA GASTRONOMÍA

Lisboa está para ser caminada, a pesar del empedrado, y para subirse a un tranvía y dejarse invadir por a saudade de otros tiempos. Pero también está para darle unos cuantos mordiscos, porque otra cosa que creció en estos años fue la oferta gastronómica, no solo en número sino también en oferta culinaria. Para Iván Fernandes, chef y propietario de los restaurantes Clube de Jornalistas y Armazen de Cachaça, ambos en el barrio de Estrela, el momento que vive Lisboa en lo referente a la gastronomía “es de los más altos dentro de un movimiento que comenzó hace unos cinco años; nuevos restaurantes y tascas, comidas de todos lados, conceptuales, étnicas, más caras, más baratas, pero todo en un tono bastante rico”.

Y no es que la comida no fuera importante antes, pero una vez pasados los momentos más álgidos de la crisis, “Lisboa comenzó a recuperar el sector de la restauración con nuevos modelos económicos y servicios, con precios más asequibles”, explica este chef de origen brasileño. La ciudad se ha subido al carro de la street food, de los mercados donde se come, como el Mercado da Ribeira/Time Out Market, y de los restaurantes de alta gastronomía, que no deben distraer al visitante de los que son “de barrio, con comida simple y buena, o las marisquerías en las que disfrutar de una gran comida a precios bastante asequibles”, sugiere Fernandes.

En el proceso de recuperación de lo antiguo se abrieron las puertas a la modernidad y la innovación, y el arte y el diseño se convirtieron en aliados necesarios

En definitiva, la ciudad invita a “não seguir rota nenhuma y deixar-se levar”, como sugiere Paulo Amado, director de Inte (Ediciones do Gosto), revista de referencia en Portugal que mezcla gastronomía y autores contemporáneos. En Ediciones do Gosto llevan más de 20 años trabajando en el sector gastronómico, lo que les ha servido para ser testigos de la evolución experimentada en este tiempo. “En cierta medida creemos que contribuimos en una estructuración de las profesiones de la gastronomía. Nuestro trabajo más antiguo tiene que ver con acciones junto a los profesionales. Después, continuamos con acciones para el público final”, explica Amado. Hoy son los responsables de eventos como la Lisbon Cocktail Week, prevista para finales de abril, la Lisbon Food Week o el Congresso dos Cozinheiros (octubre), propuestas que, junto a otras como la 10ª edición de Peixe em Lisboa, elevan el papel de la gastronomía portuguesa a la categoría de protagonista.

Admirarla desde cualquiera de sus miradores, pasear por Alfama y admirar la Casa dos Bicos, entrar en lugares que no aparecen en las listas que dicen lo que hay que visitar y seguir la música que salga de la tasca más recóndita. Y antes de irse, pasar por A Brasileira y contarle a Pessoa, al oído, cómo fue el viaje, si se perdieron y mereció la pena o tienen que volver.

INNOVACIÓN Y TENDENCIAS

Lo ha dicho Wallpaper en uno de sus últimos números: Lisboa es la capital del diseño de este año. Varios hitos lo corroboran: además del Experimenta Design, en mayo se celebrará la versión lisboeta de ARCO. La gastronomía también abre la puerta a las nuevas tendencias.

EXPERIMENTA DESIGN

Esta bienal de arte, que en 2017 tendrá lugar en septiembre, nació como una asociación cultural sin ánimo de lucro. Hoy es uno de los referentes del arte de la ciudad. En la imagen, Guta Moura Guedes, cofundadora y directora creativa.

L’ ATELIER DE JOANA VASCONCELOS

Es una de las artistas plásticas portuguesas más conocidas en todo el mundo y muchas de sus creaciones salen de este atelier, uno de los buques insignia de esta creadora, situado en Doca do Bom Sucesso, en el puerto de la ciudad.

CONGRESSO DOS COZINHEIROS

En octubre se celebrará este encuentro, convertido desde el año pasado en uno de los hitos gastronómicos de la ciudad, donde se dan cita cocineros estrella de todo el mundo para presentar sus últimas creaciones.

GASTRONOMÍA

Tras los años de recortes, la ciudad ha levantado cabeza, y en donde primero se ha notado ha sido en el resurgir de su oferta gastronómica, reinventada de mil formas, gustos y conceptos. Eso sí: que nadie piense que los restaurantes de barrio y marisquerías de toda la vida han desaparecido…

TIME OUT MARKET

Son 24 restaurantes, ocho bares y 12 tiendas, todo rodeado de buena música, los locales que se despliegan en este antiguo lugar, hoy remozado, en pleno barrio de Cais do Sodré y cuyo lema, igual de apetitoso que lo que vende, es “ofrecer lo mejor de la ciudad bajo un solo techo”.

CLUBE DE JORNALISTAS

¿Su propuesta? Vender felicidad a partir de la comida, la bebida, el lugar y la gente. Platos en homenaje a personas queridas, como el risotto de moqueca para Radegundis Feitosa, y otros como la berenjena con caramelo de miso y pistacho. El postre, imprescindible.

Fuente: revistasavia.com

Volver al boletín

XXVI Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2017

NUEVO!!!!

Volver