Por Valentina de Solminihac

El Presidente del gremio, Guillermo Correa, y el gerente general de Cocha, Sergio Purcell, comentaron la jornada de alegatos en el TDLC.

A la espera de la decisión del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) quedaron Latam Airlines, Iberia, British Airways, American Airlines, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) y Achet, el gremio que agrupa a las principales empresas operadoras turísticas del país.

Esto, luego que las partes presentaran sus cartas ante la instancia judicial en la jornada de alegatos del día jueves, en medio del proceso en que se intenta establecer si el acuerdo comercial que planean materializar estas aerolíneas está reñido o no con las normas de libre competencia.

El gerente general de Cocha, Sergio Purcell, y el presidente de Achet, Guillermo Correa están preocupados por la importante decisión que en los próximos meses deberá tomar el TLDC, que deberá aprobar o rechazar las alianzas comerciales (o Joint Business Agreement -JBA- por sus siglas en inglés). Ambos coinciden en que si se llegara a permitir estos acuerdos, las consecuencias serían complejas, pudiendo perjudicar el turismo y a los consumidores, ya que se enfrentarían a tarifas más altas producto de la falta de competencia.

Además, acusaron que los dichos de Ignacio Cueto-presidente del directorio de Latam Alrines- tras la audiencia, que aludían a que “las críticas a la alianza obedecen a intereses mezquinos”, son falsas.

Uno de los cuestionamientos de Cueto, explicaron en Achet, apuntaban a que las agencias de viaje temían perder las comisiones que reciben por la venta de boletos. “Eso no tiene ningún sustento y sólo busca contaminar el debate. Si fuera por las comisiones, nosotros estaríamos apoyando los acuerdos, porque si los precios de los pasajes suben, las comisiones también”, dijo Guillermo Correa, presidente de Achet.

“Si ellos piensan que nosotros estamos preocupados de que las comisiones bajen, saben algo que nosotros no sabemos. Nosotros esperamos que el tema sea neutro, que no afecte a la competencia que se produce en el país”, agregó el gerente general de Cocha, Sergio Purcell.

Ambos creen que su interés está en proteger el turismo, los viajes y el interés de los consumidores. “Así lo demostramos en el proceso, aportando informes y trabajos rigurosos que demuestran cómo se va a ver afectado con los acuerdos”, apuntó Correa.

A juicio de Correa y Purcell, en la medida que existan las agencias de viajes estas tienen la obligación de ofrecer a los clientes la tarifa más baja y la mejor relación precio calidad. “Si no lo hacemos, lo va hacer nuestro competidor y perdemos nuestro cliente. Necesitamos que exista competencia para que exista más de una opción”, indicaron.

Refutando argumentos

Entre las razones que dieron los abogados de las empresas potenciales para desarrollar los JBA en Chile está la idea de que estos acuerdos son a favor del desarrollo del país y que generarán la conectividad necesaria que le falta para ubicarse en una mejor posición a nivel mundial. “Cada vez que se propone una mega alianza se dice lo mismo. Ninguna empresa hace operaciones por el bien del país, sino que porque creen que les será más rentable”, señaló Correa, añadiendo que si bien eso es malo per se, la pregunta que se tiene que responder es si, a fin de cuentas, esta operación va a beneficiar a los consumidores o no. “Nosotros estamos convencidos y hemos demostrado que en este caso los efectos serán tremendamente nocivos”, agrega.

Otro argumento que utilizó la contraparte en la audiencia hizo alusión a que el acuerdo no sería una barrera para nuevos entrantes, ya que en el último tiempo sí han entrado nuevas aerolíneas. “Eso va en contra de las leyes de la economía, porque si estamos hablando de un mercado que va a tener un actor dominante que va a concentrar el 78% del mercado, sí constituye una barrera”, dijo Purcell. “En esta industria hay barreras de entrada y eso lo han demostrado todos los estudios que hemos presentado”, agregó.

Otro de los aspectos que destacaron ambos ejecutivos tiene que ver con la forma en que operan estos acuerdos una vez aprobados. En ese contexto, explicaron, en la audiencia del jueves se le preguntó a un ejecutivo de American Airlines cómo iba a ser el funcionamiento de esta alianza, a lo que respondió que se forma un comité de ejecutivos todas las compañías asociadas, que se encargan de designar los objetivos que perseguirán como alianza y de qué forma cada una de las partes tiene que implementar las acciones para alcanzar estos objetivos. “Eso no es competir. Cuando ocurre algo de esa envergadura, lo que se genera es un consorcio que va a tener un poder de mercado que va a ser indesafiable”, planteó Correa.

Fuente: La Tercera

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver