Juan Carlos Carballo

La personalización como relación con el cliente y el asesoramiento como principio del negocio son solo la base de las agencias de hoy, que deben centrarse en la especialización, la tecnología y el contenido.

Comprar un viaje se ha convertido en una experiencia. Al menos, este es el objetivo cuyo logro se han marcado las (ayer) agencias –hoy tiendas de viaje–. Y el marketing ha contribuido mucho a ello. Las clásicas agencias se han trasformado en tiendas experienciales, dando paso a otro modelo de negocio, en el que es posible disfrutar del viaje antes de hacer la maleta. Una sensación única que hace que cuentes los días para despegar.

Desde recurrir a las gafas de realidad virtual, pudiendo conocer las ciudades y hoteles antes de pisarlos, a ubicar cafeterías dentro de las propias agencias para hablar con el profesional que va a orientar al cliente tomando un café distendidamente, o incluso librerías donde consultar cualquier duda o curiosear rutas distintas y sorprendentes: las tiendas de viajes son actualmente un mundo por descubrir.

En ellas, el asesor sigue siendo fundamental para orientar al cliente y ayudarle en todo lo posible. Los ordenadores u otro tipo de tecnologías, que sí pueden ser útiles para sugerir ideas pero no para dialogar o vivir el viaje en primera persona, nunca podrán estar al mismo nivel que el trato personalizado.

El trato personal es indispensable para tener una buena experiencia

UN VIAJE A LA ESPECIALIZACIÓN

Cada viaje aspira a ser una experiencia única y, en la medida en la que se logra, el asesor consigue anotarse un éxito. Este experto cada vez está más especializado. Está en auge que en las agencias haya diferentes profesionales que conozcan de primera mano cada región del mundo y sean los encargados de ayudar al potencial comprador, dándole un plus a la venta. Además del conocimiento de los destinos y de los productos turísticos, profesionalidad y un trato personal, la agencia de viajes está obligada a mantener buenos precios. En definitiva, busca la experiencia de compra de calidad. Las tiendas de viajes, cada vez más, cuentan con paquetes innovadores y únicos que ofertan diversas actividades en diferentes ciudades y que no se pueden reservar de otra manera. Eso hace que al proponer ofertas atractivas, junto con la experiencia del profesional, el cliente se fidelice.

Algunas de estas tiendas, incluso, tienen un espacio para la venta de productos relacionados con los viajes para ir abriendo boca a la esperada aventura: guías de destinos, merchandising… Sin olvidarnos de espacios para la realización de presentaciones o eventos, siempre vinculados al mundo de los viajes. Es decir, la tienda de viajes está más en boga que nunca, apostando por la innovación, abriendo incluso flagship stores, que superan con creces a la tienda online y típica compra de un billete a través de la red.

Una manera atrevida para acercarse al cliente. O, lo que es lo mismo, frente a la gran eficacia que han demostrado las OTA puras (Online Travel Agencies), las agencias de viaje tradicionales están redefiniendo su posición en el mercado, convirtiéndose en prescriptores cualificados de viaje, que aconsejan con autoridad, conocimiento y cercanía.

LA TECNOLOGÍA, NUEVO RETO

Por otro lado, cada vez son más las agencias que apuestan por una inversión tecnológica, bien creando apps o páginas web atractivas, intuitivas y que ofrezcan diversos planes para acompañar al cliente en todas las fases del viaje. Y es que cada vez hay mayor número de usuarios que utilizan sus dispositivos electrónicos para cerrar aspectos de su viaje. No obstante, hay que dar al smartphone solo el valor que merece, porque el trato personal es indispensable para tener una buena experiencia. Una prueba de ello son los cada vez más demandados viajes a medida, donde el asesor es el diseñador del mismo pensado para cada cliente.

INFORMACIÓN ACCESIBLE

En el ámbito del marketing, tener una buena reputación y cuidar las redes sociales debe ser considerado. La inmediatez ha llegado al mundo de los viajes, por lo que es bueno invertir en marketing de contenidos. Cada vez hay más dispositivos a tener en cuenta para ofrecer información, que el cliente sepa dónde está ubicada su agencia, qué promociones hay, conocer dónde está su hotel, tener confirmaciones de los sitios que va a visitar a mano o incluso en su smartwatch. Sea donde sea, el turista quiere tener en todo momento la información accesible, con lo que hay que adaptar el contenido a cada plataforma.

De esta forma, internamente también las empresas pueden recopilar de manera fácil, accesible y actualizada los datos de sus clientes y saber qué quieren y qué necesitan en cada momento filtrando por gustos, demanda, etcétera.

Los viajes temáticos son otro filón para los asesores de viajes. Juego de Tronos o el personaje de Harry Potter son solo un par de ejemplos de las localizaciones donde se ruedan series o películas que causan furor y se convierten con rapidez en destinos hiperdemandados. Además, se está incrementando la tendencia a repartir más los viajes durante el año. Por un lado, no todo el mundo viaja en los meses de verano, ya que se pueden conseguir mejores ofertas en otros momentos del año y, además, no siempre el trabajo lo permite; por otro, cada vez más viajeros deciden repartir sus vacaciones disfrutando de diversas escapadas durante los 12 meses, aunque sean más cortas, en lugar de visitar solo un destino en verano durante más días. En definitiva, los tiempos cambian. O te actualizas o caducas, y por eso trabajamos para convertir cada viaje en una experiencia única.

Fuente: revistasavia.com

Volver al boletín

Certifíquese como Experto en Norwegian Cruise Line

NUEVO!!!!

 

Volver