Latam Airlines Group ganó 155,3 millones de dólares (125,6 millones de euros) durante 2017, una mejora del 124,4% en comparación con 2016, cuando ganó 69,22 millones de dólares (55,9 millones de euros), y registrando el segundo resultado positivo desde 2011, cuando se creó el grupo.

Los resultados, que son los mejores de la historia reciente del grupo, se han conseguido pese al impacto negativo en sus cuentas del último trimestre del año derivado de la devaluación del 4,7% del real brasileño, con una afectación que cifra en 67 millones de dólares (54,2 millones de euros).

De octubre a diciembre, el mayor grupo aéreo de América Latina –fruto de la fusión hace seis años entre la brasileña TAM y la chilena LAN–, logró un beneficio de 67,1 millones de dólares (54,2 millones de euros) en el cuatro trimestre del año, lo que representa una mejora del 23,6% frente al mismo periodo del año anterior.

Durante 2017, el grupo aumentó un 6,7% su facturación, hasta los 10.163 millones de dólares (8.219 millones de euros) y amplió un 5,5% sus gastos operativos, hasta los 9.449 millones de dólares (7.642 millones de euros), según revelaron varios medios.

Los precios del petróleo, que desde verano no han dejado de aumentar, han provocado que los gastos de combustible sean una de las partidas que más crece. En todo el año, creció un 12,7% hasta los 2.300 millones de dólares (1.861 millones de euros). Este auge fue especialmente notable en el cuarto trimestre, cuando el gasto en combustible subió todavía más: un 16,9%, hasta los 650 millones de dólares (526 millones de euros) (Latam reducirá operaciones en Argentina para achicar su déficit).

El Ebitda se situó en 1.716 millones de dólares (1.338 millones de euros), lo que supone un aumento del 12,3% con respecto a 2016, mientras que el Ebitdar fue de 2.295 millones de dólares (1.857 millones de euros), un 9,5% más. A cierre de 2017, Latam cuenta con una deuda de 6.277 millones de dólares (5.079 millones de euros), un 11,8% menos que en el ejercicio anterior (Latam crecerá 5% en pasajeros pese a ser un año electoral)

La compañía ha destacado que en 2017 logró el compromiso de flota más bajo de su historia, lo que implicó menos gastos y, por tanto, menos necesidad de financiación. Junto a la mejora de pago de deudas, ha permitido que el grupo aéreo alcance un apalancamiento (deuda/Ebitdar) de 4,5 veces en comparación con 2016, cuando era de 5,3 veces.

Latam finalizó 2017 con 307 aviones, 22 menos de los que tenían en 2016. Para 2018, el grupo ha encargado nuevos aviones y prevé acabar el año con 316. Entre nuevos aviones y devoluciones, las estimaciones para 2019 son contar con una flota operativa de 322 aeronaves. Con estos compromisos de flota para 2018 y 2019 serán respectivamente de 714 millones de dólares (577 millones de euros) y 1.213 millones de dólares (981 millones de euros).

De cara a 2018, el grupo aéreo espera aumentar su capacidad entre un 5% y un 7%, principalmente debido al aumento del tráfico internacional brasileño con las nuevas rutas que planea abrir, como las de San Pablo con Roma, Boston o Las Vegas.

Pero como reveló REPORTUR.com.ar, la aerolínea decidió dejar de volar a San Juan y Bahía Blanca a partir de junio con el objetivo de reducir su déficit en Argentina, donde también levantará las bases que tiene en ambas ciudades del país. 

Fuente: Reportour

Imagen: Libertad Digital

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver