Barcelona, Madrid y París se unen al lobby de ciudades que reclaman un freno a los pisos turísticos

Barcelona, París y Madrid firmaron una alianza para afrontar los problemas de la expansión de los pisos turísticos, y se sumaron al lobby iniciado por Ámsterdam para que la Comisión Europea ponga freno a este fenómeno.

Las alcaldesas Ada Colau, Manuela Carmena y Anne Hidalgo suscribieron un comunicado en el que puntualizan que las tres ciudades tienen que hacer frente a “una nueva economía de depredación que se ha desarrollado en los últimos años en los centros urbanos turísticos”.

La transformación de las ciudades

Según describen, el surgimiento de las plataformas de alquiler han transformado muchas viviendas en apartamentos de alquiler de corta duración para turistas.

¿Cuáles son sus efectos? Según los consistorios de Barcelona, París y Madrid, “los barrios más buscados ven como su población se reduce y se modifica, al tiempo que los precios se disparan”. 

Según expresan, “el alma de las ciudades acabará desapareciendo” si el turismo expulsa a los vecinos por los precios de los alquileres. Es el fenómeno que está viviendo Venecia, que ha perdido dos tercios de sus habitantes en los últimos 30 años, un despoblamiento más grave que en épocas de epidemias.

Señalan a Airbnb

Los ayuntamientos de estas ciudades ponen nombre y apellido a los responsables de esta situación: “el gran poder que han alcanzado los nuevos actores de alquiler de apartamentos de corta duración, como Airbnb, requiere mejorar la regulación”, exigieron.

Incluso señalaron que algunas de ellas “no dudan a la hora de eludir la legislación local”.

El Ayuntamiento de Barcelona y Airbnb mantienen una relación cordial pero con cautela. Las posiciones se han acercado en los últimos meses, tras las exigencias del consistorio de eliminar los pisos ilegales de su plataforma.

Airbnb aseguró que borró 5.000 anuncios desde febrero de 2017, y que implementó una tecnología para evitar que los propietarios sin número de registro puedan publicitar su vivienda.

Frente común

Los ayuntamientos se sumaron a un frente común que fue organizado por Ámsterdam para presionar a la Unión Europea para que proteja la vivienda, que “no es un bien de mercado como los demás”, consideraron.

Además de la ciudad holandesa, otras metrópolis que se sumaron a esta iniciativa son Bruselas, Lisboa, Viena, Cracovia y Berlín.

Fuente: Cerodosbe

Volver al boletín

Certifíquese como Experto en Norwegian Cruise Line

NUEVO!!!!

 

Lo mas leído

Volver