La venta de Sheraton, Westin y una lista de otras marcas hoteleras que integraban el conglomerado Starwood a la multinacional Marriott tiene sus consecuencias. Por supuesto, Marriott introduce su modo de gestión pero, desde ahora, introduce también su religión, la de los mormones.

Marriott es propiedad de una familia mormona, que desde que comenzaron su cadena de hoteles, decidieron poner un ejemplar de la Biblia y del Libro de los Mormones en cada una de las habitaciones de sus hoteles. Marriott solicita a todas las compañías para las que gestiona hoteles, poner los dos libros en las habitaciones. Y Marriott gestiona nada menos que 6.500 hoteles (El reconocimiento facial llega a los hoteles Marriott en China).

Hace dos años, compró uno de los rivales más grandes, la cadena Starwood. Pues las 300.000 habitaciones de estos hoteles tendrán un ejemplar de estos libros también para el final de este año, de acuerdo con lo que es la filosofía de la empresa. O la religión, más exactamente. Marriott, preguntada por la prensa, indicó que “hay muchos clientes que no se conectan a Internet y que valoran disponer de uno o de los dos libros. Es una tradición que muchos valoran y que pocos cuestionan”.

Las Biblias que Marriott coloca en los hoteles las obtiene gratuitamente de un grupo empresarial que las ofrece para lugares públicos. En cambio, el libro de los Mormones es co-financiado por la iglesia mormona y por la Fundación Marriott.

Ninguna otra de las cadenas de primer orden americanas coloca material religioso en las habitaicones. Hilton e IHG deja que los directores decidan. Hyatt ofrece estos textos a quien se los solicite. Sin embargo, es interesante saber que hoy en Estados Unidos un 79 por ciento de los hoteles ofrece libros religiosos, contra el 95 en 2006.

En Europa, algunas cadenas ofrecen estos libros, como Travelodge, pero es infrecuente (Goldman Sachs y los dos fondos dueños de Travelodge compran 144 hoteles en Reino Unido).

Por otro lado, cabe destacar que la devoción por la religión mormona de la mayor cadena hotelera del mundo ha provocado discrepancias entre los miembros hasta afectar, incluso, al negocio familiar. John Marriott III fue excluido de la fundación familiar y de lugares claves de las empresas por haberse separado de su mujer, algo que no sentó nada bien al padre y al tío, los dos mormones, muy estrictos moralmente, como ya anunció este digital (Demandas, drogas, alcohol y divorcios en la familia hotelera más poderosa del mundo).

Fuente: Preferente

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver