La Comisión Europea propondrá la supresión del cambio de hora en octubre y marzo en el conjunto de la UE

Hasta un 84% de los europeos es contrario al ritual de atrasar y adelantar los relojes dos veces al año. La Comisión Europea ha hecho suya la demanda y anunció este viernes que propondrá suprimir el cambio de hora en el conjunto de países de la UE. Solo en Chipre y Grecia venció la opción de mantener el cambio horario.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, adelantó la intención de Bruselas de escuchar la voluntad ciudadana, expresada a través de una encuesta realizada a través de internet entre julio y agosto, de contar con un horario fijo. “La gente quiere que se haga, así que lo haremos”, señaló.

Cambio de hora en Europa

Las normas actuales obligan a los a los Veintiocho a adelantar una hora el último domingo de marzo y retrasarla el último domingo de octubre.

Juncker señaló también que será el horario de verano el que se propondrá mantener, si bien su equipo matizó después que la decisión final corresponderá a cada país. En Bruselas esperan, sin embargo, que los países respeten el horario continental y no opten por la vía unilateral.

El objetivo último es que exista un marco común para facilitar el funcionamiento del mercado interior.

En este sentido, la elección mayoritaria de los encuestados –unos 4,6 millones de europeos- apunta a mantener el horario de verano de forma permanente, con la excepción de Finlandia, Dinamarca y República Checa, que se decantan por el horario de invierno.

Encuesta no vinculante

Los resultados de la encuesta, con un éxito abrumador de participación frente a otras consultas, no eran vinculantes para Bruselas. Sin embargo, ha decidido tomar posición. Alemania ha sido el país con una mayor participación (4%) mientras que en el conjunto de la UE ha sido del 0,89%.

En España el debate es doble. El país, que comparte horario con países como Polonia o Suecia, podría situarse en el huso del meridiano de Greenwich, junto al Reino Unido, Portugal e Irlanda (retrasando el reloj una hora).

El Gobierno español se mostró “bastante de acuerdo” con la propuesta de la Comisión Europea, según señaló la ministra de Educación y Formación Profesional y portavoz, Isabel Celaá, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Celaá añadió que el Ejecutivo no encuentra "tantas ventajas" en el retraso de una hora en otoño y el posterior adelanto en primavera.

Sin embargo, Celaá no precisó si el Gobierno español es partidario de mantener anualmente el actual horario de verano o prefiere el de invierno. "La verdad es que esto ni lo hemos debatido", admitió, aunque sí añadió que "el tema de la racionalización de los horarios" es un asunto "interesante, controvertido y complejo" que está en la agenda del Gobierno.

Tramitación de la propuesta

La propuesta tendrá ahora que superar el camino habitual para su aprobación; los Estados miembros deben dar su visto bueno para pasar después a la Eurocámara, ya se ha manifestado a favor de la abolición, donde se debe ratificar la modificación legislativa.

La comisaria europea de Transporte, Violeta Bulc, calcula que la nueva norma podría entrar en vigor entre 2020 y 2021, por lo que no habrá modificaciones a corto plazo. Así, este año se mantendrá el cambio de hora previsto el 28 de octubre a las tres de la mañana, cuando pasarán a ser las dos.

Según ha informado, Bruselas ha consultado con los ministros de los Veintiocho su postura y hasta siete habrían dado ya su visto bueno a eliminar el cambio de hora.

La normativa se defendía tradicionalmente por el beneficio de aprovechar la mayor cantidad de luz diurna, que conlleva ahorro de energía y una mayor seguridad vial, además de factores relacionados con la racionalización de horarios. Sin embargo, ni Bruselas ni sus ciudadanos, como han demostrado en la encuesta, consideran tales beneficios probados.

Fuente: Cerodosbe

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver