Tazones, Colmenar de Oreja, Guadalupe o Capri, además de contar con atractivos suficientes, deben en parte su fama e interés turístico a la publicidad gracias a que acogieron el rodaje de anuncios publicitarios que les han proyectado al mundo. 

Por José María Paredes Hurtado

La influencia del cine y la televisión en la popularización de algunos destinos turísticos ya es incuestionable a estas alturas, un impacto que se observa, cada vez en mayor medida, en el caso de las producciones publicitarias debido a su alcance global. Por ejemplo: ¿cuántas veces nos hemos preguntado dónde está ese entorno paradisiaco en el que transcurre el anuncio protagonizado por David Gandy y Bianca Balti para la colonia Light Blue, de Dolce & Gabbana? Pues fue rodado en las aguas turquesas de la isla de Capri, y se ha convertido en una de las piezas comerciales que más ha contribuido a la venta de las Faraglioni, las icónicas formaciones rocosas que sirven de marco a la sensual pareja de modelos.

Otro ejemplo: el videoclip promocional de uno de los hits de la historia musical más reciente, el ya célebre Despacito, de Luis Fonsi y Daddy Yankee, ha encumbrado urbi et orbi al barrio de La Perla en San Juan de Puerto Rico y, de paso, ha incrementado exponencialmente el turismo de la isla, con cifras –no confirmadas– que hablan de un aumento del 45% en el número de visitantes.

ESCENARIOS ESPAÑOLES España no es ajena a esta tendencia. “Está claro que el cine publicitario afecta directa e indirectamente al turismo”, afirman los representantes de la Asociación de Productoras de Cine Publicitario (APCP), una entidad que reúne a las principales productoras de este tipo del país, un sector que generó en 2017 440 millones de euros y cuyo mayor montante (un 63%) derivó de producciones extranjeras en nuestro país. “España, a día de hoy, es uno de los destinos favoritos en todo el mundo para rodar sus anuncios. Eso quiere decir que alrededor del mundo se ven cada día spots que pasan en nuestras ciudades, en nuestras montañas, en nuestras costas… Y sabemos el impacto que tiene la publicidad en la gente, muchas veces mayor que el del cine”, aseguran desde APCP.

Estos destinos tratan de rentabilizar ese tirón para posicionarse como enclave turístico o potenciarse en otros mercados con acciones en paralelo, a fin de obtener un mayor rendimiento a esa presencia. Los promotores turísticos de Formentera, por ejemplo, que nuevamente ha sido escenario de la campaña Mediterráneamente de Cervezas Damm, conscientes del impacto que tienen estos cortos (en 2009, un mes después de comenzar el primero de los spots, el nivel de ocupación subió 2,37 puntos respecto al año anterior), desarrollarán en 2019 una campaña en el mercado turístico británico, según adelanta Carlos Bernús, del Departamento de Promoción Turística del Consell Insular de Formentera.

Otra zona favorecida por la publicidad ha sido la Comarca de la Sidra, en Asturias, que, tras haber albergado el rodaje del anuncio de Lotería Nacional de 2016, aumentó notablemente sus visitantes (un 24%, según Wimdu) e, incluso, estableció la llamada Ruta de la Lotería, que recorría Tazones y Villaviciosa. Según Miguel A. Naredo, responsable del Servicio de Promoción Turística, estas grabaciones, no obstante, obligan a un esfuerzo publicitario adicional, a fin de identificar debidamente el emplazamiento, pues lógicamente no siempre los contenidos lo hacen. El resultado, en cualquier caso, merece la pena, por el incremento de la visitas que conlleva (como constató la oficina de información turística asturiana) y por el denominado “efecto llamada”, que atrae nuevos equipos de producción.

Estas acciones, al tiempo, han contado con unos prescriptores de excepción, los propios vecinos, quienes, a través de sus redes sociales, han participado en la difusión de las bondades de su tierra, algo que no pasa desapercibido para las marcas. Así ha sucedido, por ejemplo, en el caso de Guadalupe (Cáceres) que, a raíz de su participación en la campaña Luce tu pueblo, auspiciada por Ferrero Rocher, registró un efecto “bastante positivo” en el flujo de turistas, según confirma la Oficina de Información Turística de la localidad, con 3.000 nuevos visitantes más que el año anterior.

TERRITORIO IMPLICADO

Aquarius y Monopoly también han mostrado la influencia que tiene implicar a los territorios en su actividad promocional y se han sumado asimismo a esta corriente publicitaria. La “bebida complementaria para deportistas” de Coca-Cola Company, por ejemplo, lanzó hace unos años la campaña Pueblos, en la que participaron un total de 50 municipios de menos de 2.500 habitantes. La iniciativa trataba de revitalizar el turismo en estos focos de población.

Por su parte, el popular juego creado por Hasbro, en la edición de 2018, abrió sus casillas a la participación popular para elegir dos de los municipios que aparecerán en su recorrido, lo que le ha generado a esta marca una mayor popularidad, si cabe, y un alto rendimiento mediático, algo que siempre obra en favor de los destinos turísticos. De hecho, los grandes dinamizadores de las acciones de apoyo fueron las oficinas de turismo de las localidades españolas: “Tenemos la posibilidad de que nuestro municipio sea elegido y forme parte del próximo tablero de Monopoly España”, informaba la Oficina de Turismo de Moraleja, en Cáceres, desde sus redes sociales. “Será una gran oportunidad para que sea conocido a nivel nacional y, con él, todos nuestros recursos turísticos”, anunciaba en Facebook. Finalmente ganaron Pedroso (La Rioja), con solo 81 habitantes, y Arevalillo de Cega (Segovia).

PITUFOS MALAGUEÑOS

Porque otro efecto indirecto de estos rodajes, y su repercusión en los movimientos turísticos, es el notable interés mediático que generan, lo que los publicitarios denominan publicity. Fue el caso de Júzcar, en Málaga, epicentro de las acciones promocionales de la agencia Bungalow 25 para el lanzamiento de la película Los Pitufos. Para ello, el municipio andaluz no dudó en alterar el color tradicional de sus casas por el azul pitufo, lo que le alzó a la fama en todo el mundo. En dos años posteriores a la campaña, más de 215.000 personas visitaron el pueblo.

El papel de los medios de comunicación en la promoción también ha resultado determinante en el caso de Montefrío, en Granada, tras su aparición en la revista National Geographic como uno de los 10 pueblos del mundo con mejores vistas. Según reconocía su alcaldesa, Remedios Gámez, la afluencia de turistas se había multiplicado por 20 a raíz de esa publicación y ha supuesto “un extraordinario impulso al sector”. Ante este éxito, la regidora ya ha anunciado un balcón más para el próximo año, que completará la Ruta de los Miradores de Montefrío.

Fuente: revistasavia.com

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver