Entre las próximas aperturas destacan, por ejemplo, el Four Seasons Canalejas, el Teatro Albéniz (Ibersotar), Hotel Marriot W (frente a Canalejas), Plaza de las Descalzas o Riu Edificio Plaza España

La apertura de los futuros hoteles de lujo en Madrid vendrá acompañada de alquileres más elevados en las calles comerciales más importantes en el centro de la ciudad. Ha sucedido en París y, previsiblemente, sucederá en la capital de España cuando abran sus puertas una docena de establecimientos de lujo a finales de este año y durante el próximo.

"Al utilizar París como un caso de estudio y observando que, en algunas calles, la apertura de hoteles de cinco estrellas ha precedido a un crecimiento de las rentas de sus locales comerciales, el gran número de aperturas de alojamientos de lujo que van a tener lugar en la capital impulsará las rentas 'prime' de 'high street' de forma similar", afirma el último informe de la consultora Knight Frank sobre el sector hotelero y de 'retail', que se publicará hoy.

El documento indica que "con 12 nuevos proyectos hoteleros en el centro de Madrid para 2020, que aumentarán el número de habitaciones en hoteles de cinco estrellas en más de 1.200, casi duplicando la oferta actual, y aumentando la densidad de hoteles de lujo en esta zona, se espera que la cantidad y la calidad del turismo mejoren significativamente, y que se eleve la concentración de compradores de lujo y de gama alta en estas calles".

Entre las próximas aperturas destacan, por ejemplo, el Four Seasons Canalejas, el Teatro Albéniz (Ibersotar), Hotel Marriot W (frente a Canalejas), Plaza de las Descalzas o Riu Edificio Plaza España. Todas ellas, según Knight Frank, traerán consigo incrementos de los alquileres de los locales comerciales, tal y como ha sucedido en la capital parisina, especialmente en las tres calles más afectadas, directamente, por todas estas aperturas: Gran Vía, Fuencarral y Preciados, esta última la más cara de España para abrir una tienda si bien, tal y como muestra el gráfico inferior, en los últimos años, Gran Vía, Puerta del Sol y Fuencarral han crecido a un ritmo más rápido que Preciados debido al mayor número de 'retailers' que buscan espacio en el centro de la ciudad.

          Fuente: Knight Frank. Conseguir los datos Created with Datawrapper

 

Lo que ha sucedido en París puede ayudarnos a anticipar lo que puede suceder en Madrid. "En algunas ciudades europeas, como París, se ha observado cómo una serie de aperturas de hoteles de gran calidad han contribuido a elevar el nivel de los 'retailers' en la zona, incrementando las rentas de los locales comerciales de las calles cercanas a ellos", señala Elaine Beachill, 'director of retail capital markets and flagships' de Knight Frank.

"Al mismo tiempo, con el cierre de un hotel distintivo, se produce una caída en la rotación de los locales y un estancamiento en las rentas de la calle donde se situaba. Teniendo en cuenta esta tendencia, la actual ola de aperturas y renovaciones de hoteles de lujo en Madrid tendrá un impacto muy positivo en los locales comerciales del centro de la capital", añade.

En el caso de París, el número de habitaciones en hoteles de lujo ha aumentado en los últimos años significativamente con la reciente llegada de el Shangri-La en 2010, el Mandarin Oriental en 2011, The Peninsula en 2014 y la remodelación y ampliación de otros como el Ritz, Hôtel Crillon, Barrière Le Fouquet’s, Le Bristol, el Prince de Galles, el Plaza Athénée y el Lutetia en 2018, el único hotel con categoría de Palace, en el margen izquierdo.

Por ejemplo, en la calle Saint Honoré, tras la apertura del Mandarin Oriental, las rentas crecieron 16 puntos porcentuales por encima de la renta media 'prime', entre 2011 y 2014. Dos años después de la apertura del Plaza Athénée, en 2014, las rentas en la avenida Montaigne se incrementaron 21 puntos porcentuales más que la media 'prime'. Al contrario, en ese periodo de tiempo, tras el cierre por renovación del hotel Lutetia, las rentas en la calle Sèvres se redujeron 15 puntos porcentuales en comparación con la 'prime', si bien la popularidad del área del Boulevard Raspail ha disminuido en los últimos años.

Sobre la base del mercado de París, en el que, con una tendencia de renovación de la oferta hotelera similar, se ha observado un incremento de las rentas de los locales comerciales entre 15 y 20 puntos porcentuales por encima de la media 'prime', cabe esperar que se dé un efecto similar al de la capital francesa en el centro de Madrid. Se espera que los edificios 'prime' situados en las zonas más privilegiadas obtengan un mayor beneficio de estos nuevos proyectos hoteleros.

Fuerte apuesta por el lujo

"Los establecimientos hoteleros de París están apostando por el segmento del lujo y, para beneficiarse del potencial crecimiento de París, se ha producido la remodelación de algunos hoteles con el fin de satisfacer las expectativas de una demanda internacional muy exigente, hacer frente a la competencia de otros destinos europeos, particularmente Londres, y al auge de nuevos tipos de alojamiento, como Airbnb, que impulsa a los hoteles a buscar nuevas estrategias con las que diferenciarse.

Por otra parte, tal y como recuerdan desde la consultora, la reorganización del sistema de clasificación de hoteles, que entró en vigor en julio de 2009, dio como resultado la distinción Palace para los establecimientos de cinco estrellas con características excepcionales, y el deseo de obtener esta calificación ha provocado que numerosos hoteles hayan llevado a cabo importantes trabajos de reforma y renovación.

Y es que hoteles y los operadores de 'retail' siempre han ido de la mano. No en vano, el turismo es una de las principales fuentes de clientes para los 'retailers', lo que ha favorecido que las marcas se establezcan próximas a los hoteles. "Los hoteles de cinco estrellas son auténticos reclamos para las marcas de los segmentos más altos, que buscan entornos únicos. Estos contribuyen a un turismo más estable y de mayor calidad, no solo por atraer un tipo de turista que en cada compra gasta más y que consume un mayor número de bienes y servicios, sino porque además su estancia media es más larga", apunta Elaine Beachill.

En este sentido, han sido muy frecuentes en los últimos años las alianzas entre cadenas hoteleras y diseñadores influyentes "para hacerles partícipes de la creación de espacios exclusivos y lujosos, imprimiendo su marca en emblemáticos hoteles de todo el mundo". Así, algunos diseñadores como Óscar de la Renta, Diane von Furstenberg, Salvatore Ferragamo, Christian Lacroix, Ralph Lauren o Bottega Veneta han colaborado con diferentes operadores participando en la decoración y diseño de algunos de sus hoteles más especiales.

"Coco Chanel", recuerdan desde Knight Frank, "optó por vivir durante 34 años en la suite del hotel Ritz de París que actualmente lleva su nombre y que conserva su esencia. Con el tiempo, fue adaptándola a su estilo y hoy en día alojarse en ella es un lujo reservado a sus seguidores más acaudalados [desde 25.000 euros la noche]".

Otro ejemplo. Tommy Hilfiger adquirió en 2016 el hotel Raleigh en Miami para convertirlo en un 'hotel-boutique' de lujo con miembros que, mediante el pago de una cuota anual, obtienen prioridad para realizar reservas y usar los servicios del hotel. Otros han ido más allá y han extendido su propia marca al mercado hotelero. Tras abrir en 2004 su primer establecimiento en Milán, la marca Bvlgari ha sido pionera en crear su cadena, Bvlgari Hotels & Resorts, que en la actualidad está presente en Londres, Bali, Beijing, Dubéi y Shanghái, con aperturas previstas en Moscú o París en 2020 y Tokio en 2022.

Por su parte, el Palazzo Versace Gold Coast, situado en la Costa Dorada de Australia, fue diseñado por Gianni Versace, mientras que el grupo LVMH se expande con la apertura de su hotel Cheval Blanc en Courchevel, Saint-Barthélémy y Maldivas, además de las previstas para 2020 en París y Bali. Son solo algunos ejemplos de lo que está por venir.

Fuente: El Confidencial

Volver al boletín

XXVII Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2019

NUEVO!!!!

 

Volver