No lo decimos nosotros, lo dicen los datos de reservas 

Sus kilométricas playas de arena blanca y agua cristalina, sus días de verano en plena primavera y su oferta de pura desconexión combinada con aventura y diversión son algunas de las razones que explican por qué Punta Cana lleva años en el TOP 10 de los destinos que eligen los españoles para viajar en Semana Santa.

Su carta de presentación hace que esta zona del Caribe sea el lugar perfecto para disfrutar tus próximas vacaciones, ya sea en Semana Santa o en otra época del año.

PLAYAS: WELCOME TO PARADISE

En Punta Cana, el océano Atlántico se encuentra con el mar Caribe para ofrecerte una costa de 50 km con algunas de las mejores playas de República Dominicana y del Caribe.

Playas como Arena Gorda, Macao, Uvero Alto o Juanillo te brindan postales idílicas con aguas turquesas y palmeras que te harán sentir que has llegado al paraíso.

Una fuerte candidata para ganar el título de ‘mejor playa del Caribe’ es playa Juanito con sus plácidas aguas turquesas, arena fina y una frondosa vegetación tropical. Quizás cuando extiendas tu toalla aquí, te plantees no coger el avión de vuelta.

Flanqueada a ambos lados por resorts todo incluido, playa Arena Gorda es uno de los lugares favortios de los surfistas porque el viento suele soplar ligeramente fuerte en esta zona.

Surf, esnórquel, nadar entre tiburones… La lista de actividades acuáticas en las playas de Punta Cana es infinita.

HOTELES: TUS DESEOS SON ÓRDENES

Esta zona es conocida por sus resorts todo incluido en el que tu mayor preocupación será si debes tomarte otra caipiriña o pasarte al mojito.

Uno de los consejos a la hora de reservar tu estancia en Punta Cana es hacerlo con tiempo y antes de llegar a la isla. Eso de presentarte en el hotel con las maletas y encontrar una ganga, no suele ocurrir. Todo lo contrario. Las agencias de viaje y los buscadores online suelen tener ofertas con grandes descuentos que no encontrarás nunca en la recepción.

Uno de los resorts más lujosos es Paradisus Punta Cana, un hotel de cinco estrellas de la cadena Meliá en playa Bávaro. Con 192 habitaciones, 12 bares, 12 restaurantes, cinco piscinas y spa, ofrece todo en un entorno de desconexión con grandes lagos y jardines, donde conviven pájaros autóctonos, tortugas y flamencos.

Este resort está orientado al turismo de familias, pero también para ‘solo adultos’ con sus zonas separadas, como un área de playa privada con camas balinesas y servicio exclusivo que no tiene nada que envidiar al mejor mayordomo de la reina Isabel II. Hasta el último detalle está pensado para cumplir tus deseos. ¿Echas de menos la almohada de casa? No te preocupes, cuentan con un menú de almohadas para que elijas la que más te gusta. ¿Te apetece darte un baño relajante? Solo tienes que coger el móvil que te darán a tu llegada para comunicarte todo el día con tu mayordomo y listo.

A unos 20 km al norte, encontrarás Zoetry Agua en la playa Uvero Alto. Se presenta como “un oasis de bienestar” de 96 habitaciones con un diseño de estilo asiático y lujoso. Sus cuartos son palapas de piedra y paja con suelos de madera.

Aquí el tráfico diario al que estabas acostumbrado para ir al trabajo se sustituye por el sonido de las olas del mar; las reuniones con tu jefe, por clases de pilates y yoga rodeados de la naturaleza más salvaje y las compras de última hora en el súper, por un servicio 24 horas de catering con comida orgánica.

GASTRONOMÍA: TE CHUPARÁS LOS DEDOS

La gastronomía de República Dominicana se caracteriza por combinar influencias taínas, españolas y africanas. En su cocina nunca falta arroz, yuca, plátano y patatas.

En el restaurante Playa Blanca, que se encuentra en el hotel Puntacana Resort & Club, puedes probar sus delicias locales como sancocho con arroz blanco y aguacate, lambí guisado, chivo picante o buñuelos de yuca.

Si buscas una experiencia única y exclusiva, reserva una cena en Passion, restaurante del chef vasco y 10 estrellas Michelin Martín Berasategui, en el resort Paradisus Punta Cana. Disfrutarás de un menú degustación de siete platos y está considerado uno de los mejores fine dining de la isla.

A los dominicanos, sin embargo, los encontrarás más en lugares como La Posada de Gladys, donde por 4 euros puedes comer carne o pescado fresco del día acompañado de arroz, judías y tostones; o en Solo Pollo, al que los locales acuden a comer su especialidad de comida criolla.

Una de sus joyas gastronómicas son sus frutas tropicales y se convertirá en casi una rutina diaria durante tus vacaciones tomar alguno de sus jugos (zumos) de tamarindo, chinola o piña.

EXCURSIONES: EL MUNDO A TUS PIES

Lo bueno de Punta Cana es que no solo puedes dorarte en la toalla. Aparte de sus playas, hay muchas actividades que puedes hacer para disfrutar al máximo de tus vacaciones. Una de las escapadas más populares es visitar la isla Saona.

Los hoteles suelen organizar esta excursión para que no te preocupes del menor detalle. De Punta Cana te llevarán hasta Bayahibe, a una hora de distancia en coche, y de ahí subirás en catamarán hasta llegar a la isla, que forma parte del Parque Nacional Cotubanamá.

Saona es conocida por sus manglares y arrecifes de coral. El trayecto tiene una parada en una zona de piscinas naturales en el mar, donde podrás darte un chapuzón en aguas cristalinas y ver estrellas de mar, para luego llegar a la isla y disfrutar de sus idílicas playas.

Dentro del Parque Nacional Cotubanamá hay más de 400 cuevas, que conservan pinturas de los taínos (habitantes de la isla antes de que llegara Colón). La cueva del Puente es una de las que mejor accesibilidad tiene y está dividida en una cámara de tres niveles con estalactitas, estalagmitas y pictografías taínas.

Otro lugar que merece una visita es la reserva ecológica Ojos Indígenas, que forma parte del Puntacana Resort & Club. Son 6 km cuadrados de costa protegida con 12 lagunas de agua natural, en tres de ellas puedes nadar; con más de 100 especies de pájaros, 27 de ellas nativas de la República Dominicana.

Si quieres disfrutar de las mejores vistas de la zona, pon rumbo a Montaña Redonda, a 98 km al norte de Punta Cana. Este mirador se encuentra al lado de Miches, un pueblo que dentro de poco albergará Tropicalia, uno de los proyectos turísticos más importantes con el que el primer Four Seasons desembarcará en la isla.

La subida hasta la cima no es fácil. Tendrás que recorrer una carretera con baches y sin asfaltar de 2 kilómetros, pero las vistas 360 grados de la isla harán que valga la pena.

Aquí podrás hacer parapente, disfrutar del atardecer con unas vistas que quitan el aliento o hacerte una foto en sus famosos columpios que serán la envidia de tus amigos a la vuelta de tus vacaciones.

Fuente: traveler.es

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver