Cada vez hay más mujeres al mando en la industria de los cruceros, a bordo y en tierra. No ha sido fácil, pero hoy muchas navieras quieren más, y en cargos de mayor responsabilidad.

Con variantes según las distintas compañías, las mujeres constituyen entre el 18% y el 20% de la fuerza laboral dentro de la industria de cruceros, y entre el 5% y el 22% de las mujeres al timón de cruceros son mujeres.

Estos índices son muy altos dentro del sector marítimo e incluso dentro de buena parte de la mayor parte de las actividades económicas a nivel global. En el sector de las aerolíneas, por ejemplo, sólo un 5% de los pilotos son mujeres.

La inserción e influencia de las mujeres dentro de la industria de los cruceros, sin embargo, no es casual, ni una cuestión de ‘evolución natural’. Se trata de un fenómeno netamente intencional, dirigido, y producto de la certeza de que el aporte femenino a la actividad es decididamente positivo.

Y en esto sí que la industria de los cruceros es un caso excepcional y, también, un ejemplo a seguir.

Un Largo Camino Hacia el Puente

Sin embargo, el camino hacia este logro tampoco ha sido fácil. Desde la Antigüedad y hasta no hace tanto, la presencia de una mujer en el puente de mando de una embarcación era inconcebible.

Durante siglos, quizá milenios, mitos, leyendas y tradiciones asociaron a las mujeres con entidades funestas, sirenas, brujas y demonios capaces de atraer la ira de los dioses, que demostraban su malestar embraveciendo las aguas y devorando a las naves junto con todos sus ocupantes.

Incluso en el s. XIX la única señal femenina a bordo de la mayor parte de los barcos era el mascarón de proa: una generalmente voluptuosa figura de mujer tallada en madera, con los ojos muy abiertos y las ropas mojadas adheridas a unos pechos que desafiaban las olas.

Mientras tanto, los oficiales solían provenir de países de diferentes culturas, pero invariablemente fuerte tradición marinera, como Grecia, Italia, Inglaterra o Noruega, donde desde el comienzo de los tiempos funcionó la mayor parte de las academias marítimas, las cuales de ninguna manera admitieron mujeres hasta el último cuarto del s. XX.

Diversidad e Inclusión

Afortunadamente, a partir de entonces las cosas empezaron a cambiar. Numerosas escuelas de náutica profesional se han abierto en distintas latitudes y con ellas se multiplicaron las opciones. Incluso muchas de ellas incorporan a sus programas contenidos o campañas para la prevención del acoso sexual.

Es más, muchos usos y costumbres en la actualidad afortunadamente responden a la simple aplicación del sentido común a la vida cotidiana a bordo, como la producción de uniformes para tripulantes mujeres o la apertura de las normas para permitir el acceso de las mujeres a posiciones de liderazgo.

En este punto, el aporte de las líneas de cruceros durante la última década ha sido trascendental y, por cierto, el sector se ha convertido en líder en cuanto a la promoción de oficiales femeninos a los máximos niveles de responsabilidad, tanto a bordo como en tierra.

“Se produjeron cambios no sólo en la incorporación de mujeres, sino también en políticas para retener a la fuerza laboral femenina, abriendo oportunidades concretas para que desempeñen roles de liderazgo”, señala Allison (Ally) Cedeno, fundadora de Women Offshore, entidad sin fines de lucro dedicada fomentar la inclusión y las políticas de diversidad dentro en el sector marítimo.

Las Pioneras

La primera mujer que asumió como capitana de un crucero de turismo fue la sueca Karin Stahre-Janson, a quien Royal Caribbean puso al mando del Monarch of the Seas en 2007.

Las siguientes fueron:

Inger Klein Thorhauge (Cunard)

Sarah Breton (P&O Cruises)

Belinda Bennett (Windstar), la primera capitana de raza negra en la historia de la industria de los cruceros.

Kathryn Whittaker (Sea Cloud) 

Nicole Langosch (AIDACruises)

Margrith Ettlin (Silversea)

Luego se sumaron muchas más. Incluso en febrero último Regent Seven Seas anunció que Serena Melani será capitana a bordo del Seven Seas Splendor, que entrará en servicio para 2020.

Se dijo más arriba: en las líneas de cruceros las mujeres abundan, incluso en cargos de responsabilidad, tanto en el mar como en tierra. Y Lisa Lutoff-Perlo, Presidenta y CEO de Celebrity Cruises, fue una de las primeras que rompió le ‘techo de cristal’.

En 2014 se convirtió en la primera mujer al frente de naviera que cotiza en bolsa. Y como si fuera poco, llegó a ese puesto precisamente cuando desarrollaba iniciativas para sumar a más mujeres en posiciones de liderazgo a bordo.

Actualmente, Celebrity está en el primer puesto en cuanto a cantidad de mujeres en el sector, con un 22% de oficiales femeninas.

Dos de ellas son capitanas, la estadounidense Kate McCue, a bordo del Celebrity Equinox, y la ecuatoriana Nathaly Albán, al mando del Celebrity Xploration. Otras dos son subcapitanas: la canadiense Wendy Williams, y la española María Gotor.

De la Academia al Crucero

El siguiente logro de Lutoff-Perlo en sus esfuerzos inclusivos se generó a partir de un encuentro con una cadete de la Regional Maritime University (RMU) de la Rep. de Ghana. La joven comentó que, una vez graduadas, las alumnas mujeres no tenían futuro profesional más allá de algún cargo muy subalterno o dedicarse a la docencia.

Entonces la Presidente de Celebrity estableció un convenio con la RMU para facilitar la incorporación de egresadas africanas a la compañía.

Así, en 2017 la camerunesa Nicholine Tifuh Azirh se convirtió en la primera oficial en el puente de un crucero mujer y proveniente del África Occidental.

Este logro convenció a la activista por la educación femenina ganadora del Premio Nobel Malala Yousafzai a convertirse en la madrina del Celebrity Edge, bautizado en diciembre último.

Esto no implica que las egresadas de escuelas de marina pasen automáticamente a desempeñarse a bordo de un crucero.

Mentoring On Line

La estadounidense Ally Cedeno, Capitana de Ultramar para buques hasta 1600 gt y con licencia de Chief Mate sin límites de porte, se desempeña actualmente como Dynamic Positioning Operator (oficial de posicionamiento dinámico) en buques perforadores de alta mar.

Pero ha cobrado notoriedad internacional como fundadora de Women Offshore. Una de las principales herramientas de la entidad es su servicio de ‘mentorías virtuales’: “Un recurso gratuito y on line a disposición de cualquier mujer, sin importar en qué medio trabaje”, describe la entidad.

“Actualmente no sólo se busca contratar más mujeres, sino también mantener las fuerzas laborales femeninas, abriendo oportunidades para se desempeñen en puestos de liderazgo”, señala Cedeno.

“Las medidas para achicar la brecha de género va ahora más allá de las políticas de reclutamiento, para centrarse en temas como licencia por maternidad, disponibilidad de indumentaria técnica, mentoring y normas para la prevención del acoso sexual”, completa.

Otra impulsora de la presencia femenina en la industria de los cruceros es Ellen Bettridge, CEO de la estadounidense Uniworld River Cruises, una naviera fluvial que también se ha diferenciado con iniciativas que dan la bienvenida a las parejas y familias LGBTQ+ y estrategias para atraer huéspedes en el segmento de los millennials.

“El sector de los cruceros es uno de los grandes innovadores dentro de la industria de la hospitalidad –destaca Bettridge–. Y creo que las mujeres tienen una capacidad especial para comprender el poder que implica la capacidad de hacer contacto. Por eso animo a las jóvenes a encontrar una persona con experiencia que pueda ayudarlas a llevar adelante sus carreras y que, una vez que lo logren, ellas mismas ayuden a otras personas.”

El Escuadrón Escarlata

Para una naviera, la diversidad de género es tan relevante como lo es en cualquier otra compañía a la hora de fomentar el trabajo en equipo, la creatividad y la disponibilidad de distintas de perspectivas para tomar decisiones de una manera mejor informada, e incluso más rápida.

La tendencia, entonces, parece no detenerse y se prolonga a futuro. Las proyecciones indican que el número de mujeres en los puentes de mando de los cruceros seguirá creciendo.

Por ejemplo, Virgin Voyages está reclutando con entusiasmo oficiales y tripulantes femeninas para su primer barco, el Scarlet Lady, que comenzará a navegar en 2020. Incluso ha formado un equipo interno, al que llama “el escuadrón escarlata”, dedicado a “fomentar el liderazgo de mujeres en puestos de responsabilidad marítima, técnica y hotelera a bordo”.

En la incipiente naviera de Sir Richard Branson, hay un 60% de mujeres entre el personal que trabaja en tierra, y se han puesto la meta de lograr al menos un 50% de personal femenino, y en las tripulaciones de a bordo.

“Necesitamos volver a equilibrar la balanza –dijo Dee Cooper, Senior VP Design & Customer Experience de Virgin en el evento con el cual se anunció la apertura de las reservas .Y estamos centrando nuestra atención en el reclutamiento y la capacitación para lograrlo.”

Mujeres al Timón: Decisión Estratégica

Según la perspectiva del observador, un crucero puede ser distintas cosas. Significa unas buenas vacaciones para el huésped, pero también es el lugar de trabajo para los cientos o miles de personas a bordo. Y es también, por cierto, un negocio lucrativo para los armadores.

En todos los casos la diversidad de género reporta notables beneficios. Por ejemplo: a los ejecutivos no se les escapa el dato de que las mujeres son las que toman las decisiones a la hora de definir las reservas en la industria de viajes y turismo, que sólo en los Estados Unidos mueve unos US$ 7,6 mil millones al año.

Por lo tanto, saben también que las mujeres que trabajan en todos los niveles de su empresa implica que ellas tienen una mejor representación y que, por lo tanto, mejoran la relación con los clientes.

De esta manera, al mismo tiempo que este 2019 promete ser el año en el que más cruceros nuevos entren en servicio dentro de toda la historia de la industria (24, lo que implica 42.488 plazas adicionales), es también el año en el que más oportunidades habrá para que más mujeres encuentren su oportunidad de desarrollo profesional.

Fuente: noticiasdecruceros.com

Volver al boletín