Los científicos alertan de que la construcción de un aeropuerto cerca de Machu Picchu puede causar daños irreparables a esta ciudadela inca

JUAN PEDRO CHUET-MISSÉ

El proyecto de construir un aeropuerto cerca de Machu Picchu divide a la sociedad peruana. La comunidad científica advierte que una nueva terminal incrementará la presión turística en la famosa ciudad inca y que perjudicará a otros yacimientos arqueológicos que están fuera del radar de las multitudes. La idea de tener un nuevo aeropuerto en la región de Cusco ya había sido anunciada en 2012 por el entonces presidente Ollanta Humala.

La iniciativa, retomada por el actual mandatario Martín Vizcarra, apunta a facilitar los viajes turísticos a las ruinas incas y a agilizar las comunicaciones en la región de Cusco.

El problema con el aeropuerto de Cusco

El aeropuerto Alejandro Velasco Astete de Cusco, ubicado en una zona montañosa, solo puede recibir aviones pequeños y medianos.

El aeropuerto de Cusco es clave para el turismo y las comunicaciones en la región.

Desde allí los turistas pueden llegar hasta Machu Picchu en bus, en tren o realizando el Camino del Inca, un trekking de cuatro días ascendiendo las cuestas hasta los 2.430 metros sobre el nivel del mar.

El aeropuerto de Cusco solo puede recibir aviones pequeños y medianos

El lugar elegido para el nuevo aeropuerto es la zona de Chinchero, ubicado a 3.800 metros, pero en una meseta que permitiría recibir a aeronaves de mayor tamaño, inclusive provenientes de otros países de América.

El proyecto contempla construir un aeródromo que pueda recibir hasta cinco millones de personas, con posibilidades de ampliarlo a ocho millones.

Presión turística

Machu Picchu fue visitado por más de un millón de personas el año pasado, el doble de lo que recomienda la Unesco. La masificación turística del lugar obligó al gobierno a limitar el volumen de llegadas diarias, a implementar circuitos para evitar los atascos y a prohibir las entradas reiteradas. [Para leer más:

La masificación amenaza a los Patrimonios de la Humanidad

Pero un nuevo aeropuerto no solo pondría en peligro a la ciudadela inca del siglo XV, sino a los yacimientos que se encuentran en Chinchero y en otras zonas de las cercanías, sitios de gran valor arqueológico y que apenas tienen visitas.

El peligro para otros yacimientos

Chinchero se encuentra en el Valle Sagrado, una de las primeras áreas conquistadas por los incas en el siglo XIII, zona que era proveedora de alimentos a esta civilización. Varios emperadores, como Topa Inca (gobernó entre 1471 y 1493) construyeron aquí sus residencias.

Además de Machu Picchu el proyecto del aeropuerto pone en peligro a otros valiosos restos de los incas

Los restos arqueológicos encontrados en esta región están en un estado “fenomenal”, indica la experta en historia de la arquitectura Stella Nair, de la Universidad de California, citada por N+1.

Machu Picchu recibe más de un millón de turistas al año.

En la zona elegida para construir el aeropuerto hay pocas evidencias de los pueblos precolombinos, pero como advierte el arqueólogo Alan Covey, de la Universidad de Texas, se debe a que se realizaron pocas exploraciones en este lugar.

El temor de los científicos es que la nueva infraestructura arrase con un patrimonio arqueológico aún desconocido.

Por ello elevaron una carta al gobierno, que ya cuenta con 5.000 firmas, reclamando el cese del proyecto.

Temor por los efectos colaterales

También se teme que el estruendo de los aviones perjudique a las ruinas. Y alertan que nadie puede prever los efectos colaterales de una obra de esta envergadura, desde la llegada de hoteles y restaurante en los alrededores de Chinchero hasta la construcción improvisada de albergues, comercios y servicios para los obreros.

El proyecto está avalado por el gobierno nacional y regional, que lo ven como una manera de incrementar los ingresos para la economía de Cusco y del país.

Pero los científicos no lo miran de la misma manera: “corremos el riesgo de arruinar lo que los conquistadores españoles no pudieron destruir”, dice la historiadora peruana Mónica Ricketts.

Fuente: Cerodosbe

Volver al boletín

XXVII Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2019

NUEVO!!!!

 

Volver