Empresarios consideran que hace falta mucha organización y voluntad política, temas, lastimosamente, inexistentes en el país.

Más de 35 mil turistas y miles de panameños se desplazan en todo el territorio nacional para celebrar el Carnaval, o simplemente visitar distintas zonas del país para recrearse, superando la oferta turística de los sitios más concurridos como Las Tablas, Chitré, Penonomé, La Villa de Los Santos, Dolega, Capira y Aguadulce.

Aunque la ocupación hotelera durante todo el año se mantiene baja, el Carnaval pone en evidencia que el país no está preparado para una mayor concurrencia de visitantes, sobre todo en el interior, donde la oferta hotelera fácilmente es sobrepasada por la demanda y no hay desarrollo de productos turísticos, de acuerdo con los especialistas.

En la capital, aunque hay una amplia oferta hotelera, no existe tampoco el suficiente desarrollo de productos turísticos, consideran actores de la industria.

La celebración el año pasado generó unos $378 millones 283 mil, y el administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), Gustavo Him, estima que este año la derrama económica será mayor.

No obstante, si la celebración en Panamá gozara de 20% de visitantes extranjeros, el impacto sería realmente cuantioso, señala Jaime Figueroa, de la Comisión de Turismo de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede).

El empresario considera que en particular la península de Azuero y algunas otras zonas del interior son las más visitadas, pero cuentan con una oferta muy limitada y se evidencia en la ocupación de hoteles y albergues al 100%, por lo que muchos visitantes se ven obligados al alquiler de viviendas y cuartos.

De acuerdo con la Autoridad de Turismo de Panamá, la provincia de Los Santos cuenta con unas 711 habitaciones; Herrera, con 613; Coclé tiene 3,335; y de acuerdo con Sara Pardo, presidenta de la Asociación Panameña de Hoteles (Apatel), la ocupación de esta y la mayoría de regiones del interior es de 100%, en Carnaval.

Es incuestionable el aporte económico por tratarse de un feriado con duración de 4 días, durante los cuales una importante porción de la población se traslada a provincias, manifestó Figueroa.

Pero se necesita más infraestructura y un mejor desarrollo del producto turístico, lo que se podría lograr si se gozara de óptima organización y publicidad, multiplicaría el actual aporte económico en las áreas más frecuentadas.

Según el experto, el país tiene mucho que aprender de sitios que explotan sus Carnavales con óptima organización, tales como Río de Janeiro, Nueva Orleans, Venecia, Niza y Colonia.

En Río de Janeiro, Brasil, se concentran 5 millones de personas, de los cuales 1 millón son turistas.

Si la celebración en Panamá gozara de 20% de visitantes extranjeros, el impacto sería realmente cuantioso, aseguró Figueroa.

Actualmente, el principal atractivo tanto para turistas como para locales son los culecos y las reinas de Carnaval, representantes de barrios contrarios (Calle Arriba y Calle Abajo), que durante el desfile van acompañadas de una multitud de personas (tunas), las cuales dan muestras de rivalidad como parte de la tradición popular.

En los últimos 30 días, según la herramienta Google Trends, las búsquedas sobre "Carnaval" y los lugares donde comúnmente se dirigen los panameños a gozar estas fiestas han estado en constante crecimiento y se concentran en Las Tablas, Chitré y Santiago.

Figueroa considera que por el potencial que tiene el país, el beneficio económico debería ser mayor y ponen como ejemplo el carnaval de Nueva Orleans, donde las festividades se inician desde el 6 de enero, y se prolongan durante semanas.

Esta extensión que consta en su gran mayoría de forasteros, bien pudiese implementarse en Panamá por la presencia de su época seca y el crudo invierno prevaleciente en el continente norte, y serviría como una verdadera inyección permanente a la economía en Azuero y en otros sitios

Sin embargo, hace falta organización y voluntad política, temas lastimosamente inexistentes en el país, dijo Figueroa.

Fuente: Panamá América

Volver al boletín

WTM Latin America 2017

NUEVO!!!!

Volver