Abogados afirman que con la ACP podría pasar lo mismo que con otras entidades que fueron privatizadas con el consentimiento del Gobierno.

La privatización amenaza la generación de empleos en el Canal de Panamá, con la posible externalización de algunos servicios, según lo afirman los sindicatos de trabajadores.

La semana pasada se dio un enfrentamiento entre algunos sindicatos de la vía acuática y la administración de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), referente al tema de que una empresa privada estuviera dando los servicios de remolcadores, a través de un contrato por más de 7 millones de dólares.

Esta situación es considerada por los trabajadores como un intento de privatización, ya que indican que la entidad no ha hecho las inversiones en equipo y recurso humano suficiente para poder darle este beneficio a compañías.

Por su parte, la entidad canalera, mediante un comunicado, desmintió esas aseveraciones e indicó que durante las pasadas cuatro décadas, el Canal de Panamá ha contratado los servicios de remolcadores comerciales para asistir a buques en las entradas de mar hacia las esclusas .

Agregó que esto se ha hecho con el fin de complementar la asistencia de buques ante requerimientos y necesidades eventuales o extraordinarias de la operación.

De acuerdo con el abogado Miguel Antonio Bernal, las denuncias de los sindicatos del Canal de Panamá, específicamente de los prácticos, capitanes de remolcador, oficiales de cubierta e ingenieros de máquina, son suficientemente serias y preocupantes ante una directiva de la entidad cuyo objetivo cada día es más evidente para buscar la privatización de la vía interoceánica.

"Empiezan con remolcadores, pero previamente han empezado a privatizar otra serie de servicios, así como han iniciado a sentar las bases para un abandono de mano de obra panameña, lo que es peligroso para el país", dijo el jurista.

Indicó que a su parecer, "lo que veo que están preparando es hacer con el Canal lo mismo que hicieron con el antiguo Instituto Nacional de Telecomunicaciones, Instituto de Recursos Hidráulicos y Electrificación y lo que piensan hacer con el Idaan, es decir la privatización total.

El administrador de la vía acuática, Jorge Quijano, señaló que "como toda empresa, el Canal tiene sus propias funciones que cuando necesita más apoyo del normal lo contrata".

Destacó que desde la década de los ochenta han mantenido servicios de remolcadores contratados para suplir picos de demanda. "Eso lo tenemos en muchas áreas", dijo.

"Nosotros tenemos capacidad de dragar, pero también contratamos dragas, pues no es rentable comprar equipo en exceso para un uso limitado. Y así en múltiples áreas.

La ACP por mandato constitucional tiene que ser eficiente y rentable en todo lo que hace", dijo.

Por su parte, el economista Juan Jované explicó que cualquier mecanismo de privatización trae como consecuencia una reestructuración de personal, ya que tiende a utilizar menos personal para hacer el mismo servicio.

Indicó que hay varias formas de privatizar, ya sea la privatización de un bien público que pase a ser un bien privado que fue lo que ocurrió con el Intel y el Irhe.

Sin embargo, señaló que existe otra forma que es cuando una función que antes cumplía el Estado, ahora la cumple una empresa privada, lo que se conoce como externalización.

"La disputa entre sindicatos y administración brinda mala imagen

El economista Juan Jované destacó que esta disputa entre los trabajadores y la administración de la vía acuática deja la imagen de la institución y del país muy mal.

“El Canal es como la vitrina de Panamá, quizá lo que más se conoce en el exterior, y estas confrontaciones llaman la atención en cuanto a que si hubiera problemas de transparencia y eso en este momento agrava la imagen del país con todos los problemas que hemos venido sufriendo”, señaló.

Indicó que este conflicto podría traer efectos como el que Panamá se vea como un país riesgoso, un país con problemas de definición de su transparencia y puede afectar las inversiones y la entrada de capital hacia el país.

Todos estos conflictos alrededor de la ACP se manifiestan con el caso del puerto Corozal, ya que probablemente uno de los elementos que jugó un papel para que nadie hiciera oferta, es que se siente inseguridad. “La misma ACP debería hacer esfuerzos por aclarar todas estas dudas”, indicó.

Fuente: Panamá América

Volver al boletín

WTM Latin America 2017

NUEVO!!!!

Volver