La Asociación de Pequeños Hoteles de Panamá busca que la actividad sea regulada en el interior del país para que no los siga afectando.

La proliferación de anuncios por redes sociales sobre el alquiler de casas o apartamentos para pasar un fin de semana en la playa o en lugares turísticos no es ilegal, pero es considerado por miembros del sector turismo como desleal.

Para fiestas patrias, fiestas de fin de año, Semana Santa, o simplemente un fin de semana, se presentan diversas promociones de alquiler de casas o apartamentos desde $300 a $600, dependiendo del tamaño de la casa.

Muchos panameños optan por alquilar una de estas propiedades que generalmente cuentan con varias habitaciones y las pagan en grupo de parejas, lo que sale más económico.

De acuerdo con expertos, esta dinámica se está generalizando más en áreas de playa, donde también hay pequeños hoteles que brindan este servicio, lo que constituye una competencia desleal.

Afirman que un pequeño hotel está pagando impuestos por ejercer esta actividad, mientras que una persona particular hace negocio con tan solo alquilar su propiedad y no paga impuestos.

En Facebook, Twitter, o simplemente a través de páginas que se dedican a comercializar el alquiler de viviendas, podrá encontrar un sinnúmero de ofertas para todos los gustos.

Sin embargo, esta modalidad también ha generado que los hoteles en estas áreas turísticas brinden ofertas que van desde $90 la noche hasta $200 y más.

Al aproximarse las fiestas preferidas de los panameños : los Carnavales, esta actividad desleal podría aumentar, aunque ya la ocupación hotelera para este tiempo en el interior es 100%.

Estas tendencias se dan en un momento de crisis en el sector turismo, en el que se registra una baja ocupación hotelera.

Según cifras de la Contraloría General, hasta noviembre, la ocupación hotelera registraba un 47.5% por debajo de la media del 50%.

Héctor Golcher, presidente de la Asociación de Pequeños Hoteles de Panamá, dijo que esta situación más la baja de demanda de hospedaje los ha afectado, y ha disminuido un 40% la actividad.

"Yo no me opongo a que se dediquen a la actividad de alquiler, pero deben cumplir en el pago de impuesto, seguro social y otras cosas que en este momento no hacen", añadió.

Agregó que ya se reunieron con autoridades involucradas en el tema para proponerle que la ley que prohíbe el alquiler clandestino sea aplicado en el interior del país.

Antonio Alfaro, presidente de la Cámara de Turismo de Panamá, indicó que si bien es cierto la actividad de alquiler de viviendas no es catalogada como delito, sí es una afectación para los pequeños hoteleros.

"El alquiler de casas fuera de la ciudad capital es un mercado que está tomando auge, el cual es legal y no existe ninguna prohibición para que se siga desarrollando", dijo Alfaro.

Indicó que es una competencia desleal, pero no es ilegal.

"Es un mercado que existe en todos los países del mundo, y Panamá no es la excepción", señaló.

Explicó que el alquiler de este tipo de vivienda oscila entre los $450 y los 1,000, todo depende de la cantidad de días que desea alquilarla.

Reconoció que eso afecta la ocupación de los hoteles, pero fuera de la ciudad de Panamá esta práctica es totalmente legal.

Indicó que en la ciudad de Panamá es totalmente ilegal esta práctica y conlleva multa y cierre de la propiedad.

En el interior del país no se cuenta con una infraestructura adecuada para albergar a tantas personas durante fines de semana donde hay celebración de Carnavales, Semana Santa, entre otros, y es allí donde este mercado de alquiler es una opción.

"Datos

$300 es el monto más bajo que se promociona en el alquiler de casa de playa para un fin de semana.

4 habitaciones con disponibilidad de varias camas hay en cada una de las viviendas."

Fuente: Panamá América

Volver al boletín

WTM Latin America 2018

NUEVO!!!!

Volver