Pese a ubicarse entre los seis países de América Latina con mayor preferencia como destino turístico, Panamá pierde cada vez más terreno ante otros vecinos como Costa Rica, Nicaragua y Honduras.

Según el informe del índice de competitividad de Viajes y Turismo 2017 del Foro Económico Mundial, en los últimos años estas naciones incrementaron el número de visitantes procedentes de Europa y Estados Unidos.

El pasado año, el Instituto de Turismo de Honduras reportó un crecimiento de 4,6 por ciento, al tiempo que la industria generó ingresos cercanos a los 850 millones de dólares, de ahí que este sector representa el 6,5 por ciento del producto interno bruto del país.

Mientras, Costa Rica y Nicaragua contabilizaron ingresos por tres millones 657 mil y 746 millones de dólares, respectivamente, a juicio de sus autoridades. Sin embargo, el turismo panameño decreció, particularmente el procedente de Estados Unidos y Europa, según el presidente de la Asociación de Operadores Turísticos de Panamá, Ernesto Orillac, quien mostró preocupación por esta tendencia.

Al respecto, el especialista Jaime Figueroa resaltó la necesidad de trabajar más en el mejoramiento del servicio y del dominio del inglés, porque 'con una pobreza intelectual, Panamá no puede pretender atraer turistas'. 'Tenemos que tener un poquito de creatividad y utilizar lo que tenemos en nuestras manos para ofrecerles un buen servicio a los visitantes y lugares distintos en el centro de la ciudad. Ellos buscan la naturaleza y eso es lo que debemos ofrecer', añadió.

De acuerdo con cifras oficiales, Panamá posee 10 mil 500 habitaciones disponibles; sin embargo, en enero pasado registró la más baja ocupación hotelera con un 46,2 por ciento, lo que representa una disminución de 6,3 por ciento con respecto a igual periodo de 2017.

A juicio de expertos, la falta de competitividad en los precios, la devaluación de las monedas latinoamericanas frente al dólar y el impuesto de salida que aplica el Aeropuerto Internacional de Tocumen son algunos de los factores que impactan negativamente en el turismo.

Entre las estrategias que promueve el Istmo para revertir los números rojos en este sector sobresale la creación del Fondo de Promoción Turística, el cual contempla un presupuesto de 20 millones de dólares anuales, la firma de acuerdos de cooperación con aerolíneas y operadores, y la participación de Panamá en ferias internacionales, entre otros aspectos.

La Autoridad de Turismo de Panamá refiere que durante el 2017 este sector contabilizó un crecimiento de 5,8 por ciento con respecto a 2016, año en que aportó un 11,6 por ciento al producto interno bruto del país.

Fuente: PanamáÓn

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver