El establecimiento de las relaciones diplomáticas con China fue la respuesta geopolítica de Panamá ante el coqueteo del gigante asiático con Nicaragua para construir un canal, un sueño que se desvaneció pronto

Mileika Lasso Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El establecimiento de las relaciones diplomáticas de Panamá con China en junio de 2017 fue la estocada final para la hoy detenida construcción del gran canal interoceánico de Nicaragua, avance que ya estaba reducido desde 2015, cuando su principal inversionista, el exmultimillonario chino Wang Jing vio mermar su fortuna personal, aquella con la que buscaría el respaldo de otros inversionistas para la obra.

La apuesta del empresario chino se truncó cuando el Gobierno de su país pudo tender puentes con Panamá, que ya teniendo un canal en pleno funcionamiento, y recientemente expandido, podría ser la puerta de entrada para la milenaria Ruta de la Seda.

La iniciativa que promueve el gigante asiático busca desarrollarse en América en especial para llegar al mercado estadounidense.

Wei Qiang, embajador chino en Panamá, ha manifestado que ‘el proyecto del canal interoceánico de Nicaragua era netamente una inversión privada'.

La idea de construir un canal por Nicaragua data de hace dos siglos, pero primero se concretó el la vía por Panamá que en operación tiene 104 años; sin embargo, el 22 de diciembre de 2014, Daniel Ortega, presidente nicaragüense, otorgó la concesión de construcción de la vía interoceánica por 50 años prorrogables a la empresa Hong Kong Nicaragua Development (HKND), que pertenece a Wang Jing.

La obra mediría 278 kilómetros y pretendía unir el Océano Pacífico con el Mar Caribe, donde los buques navegarían por un lago y cuyo canal sería tres veces más grande que la vía panameña.

En marzo de 2017, Confidencial reveló que la empresa de Wang Jing había reducido al mínimo sus operaciones en Nicaragua, donde aún opera su empresa de telecomunicaciones Xinwei Telecom Technology Group, bajo la marca Coo Tel Nicaragua, según fuentes vinculadas al gobierno y al sector privado.

Wang Jing, de 46 años, era una de las 200 personas más ricas del mundo con una fortuna valorada en $10,200 millones hasta junio de 2015. Pero su riqueza se deprimió hasta ubicarse en $1,100 millones, según el Índice de Multimillonarios de la agencia de noticias Bloomberg .

ABANDONAN LA OFICINA

El 26 de abril pasado, Bloomberg publicó que Wang Jing cerró las oficinas de HKND, las cuales se ubicaban en el piso 18 del Centro Internacional de Finanzas, el rascacielos más alto de Hong Kong, y por el cual pagaban un canon de arrendamiento mensual por $2.1 millones.

Según la información, la compañía había renovado un contrato de arrendamiento por tres años para las oficinas en enero de 2016, con la opción de extender por otros tres años, de acuerdo con el registro de tierras de la isla.

EL PUEBLO DESCONTENTO

El sueño de separar el segundo país más pobre de Centroamérica no se había desvanecido del todo, ya que una encuesta de M&R Consultores divulgada en octubre de 2017 destacaba que aunque el proyecto de un canal interoceánico entusiasma aún a unos 1,600 nicaragüenses encuestados, el deseo de que se concrete el millonario proyecto bajó de 68% a 65.8%.

La obra representaba una promesa de empleo para más de 50 mil nicaragüenses, además de la expectativa de duplicar el producto interno bruto, para convertirse en el país más rico de Centroamérica, siendo que la iniciativa complementaría otros megaproyectos como dos puertos, un aeropuerto, un área de libre comercio y complejos turísticos.

ESCÁNDALOS E IMAGEN

En su escrito, Bloomberg , informa que a Wang Jing, además del abandonar la oficina en el rascacielos de Hong Kong, también le suspendieron el 35% de sus acciones en la compañía de telecomunicaciones con sede en Pekín.

Además, los Servicios de Seguridad de Ucrania realizaron la última semana de abril de 2018 búsquedas en el mayor fabricante de aviones y helicópteros del país en una investigación sobre una oferta de compra por parte de compañías vinculadas a Wang Jing.

Según las autoridades, una de las compañías de Wang Jing estuvo envuelta en una presunta colusión con empresarios locales para ‘destruir' la fabricación estratégica de motores de aviones del país mediante la extracción de activos.

El fallido intento del canal de Nicaragua mantiene el monopolio del Canal de Panamá en la región. Sin duda, las relaciones diplomáticas con el gigante asiático llegaron en el momento más que preciso, por lo menos para la vía interoceánica.

‘El proyecto del canal interoceánico de Nicaragua era netamente una inversión privada'

WEI QIANG

EMBAJADOR CHINO EN PANAMÁ

Fuente: La Estrella de Panamá

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver