El equilibro perfecto entre salud y turismo se alcanza en los balnearios españoles, espacios enfocados al bienestar del cliente. Los balnearios, esos complejos pensados para cuidar la salud y el descanso de sus clientes, son una interesante alternativa vacacional, también en otoño, que crece a un ritmo sostenido, que ha conseguido romper con la estacionalización y que tiene como asignatura pendiente atraer a turistas extranjeros a sus instalaciones.

Así lo explica en una entrevista con Efetur el presidente de la Asociación Nacional de Balnearios (Anbal), Miguel Mirones, quien reconoce que, pese a que todavía no hay datos concretos del balance del año, la tendencia parece que continuará con "un crecimiento de entorno al 5%".

A la caza del turista

Desde esta asociación, constituida en 1871 y formada por 47 balnearios españoles, tienen claro que una de las prioridades principales para el corto plazo es aprovechar el "gran potencial" del sector, que registró en 2017 más de cuatro millones de pernoctaciones y 287 millones de euros en facturación, para captar a turistas extranjeros, que en la actualidad solo representan el 2% de los clientes.

Y, asegura, es una asignatura pendiente provocada por dos motivos: primero, porque los "distintos recortes presupuestarios" han hecho que el proyecto de Spaincares el clúster español dedicado al turismo de salud, se haya lanzado "de forma inadecuada", impidiendo promocionar nuestra marca en el extranjero.'

"Servicio

Estos lugares han generado “un servicio complementario” que fusiona lo terapéutico con las experiencias de relax y bienestar.

El resultado: balnearios que ofrecen una propuesta integral y que despuntan frente a otros complejos europeos en los que solo priman los tratamientos terapéuticos".

España cuenta con una ventaja competitiva respecto a nuestros vecinos europeos en materia de turismo de salud.

Fuente: Panamá América

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver