El proyecto que estaría listo en seis años transportaría mercancía y personas, en aproximadamente dos horas y media, hasta David.

Clarissa Castillo / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El tren de alta velocidad Panamá-David que costaría unos $4,100 millones y cualquier otra inversión en infraestructura tendrían un impacto positivo en el país, según el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Luis Quijano, quien asegura no haber estado involucrado en el tema.

"Yo no he visto los números, ya que no hemos estado involucrado en él", dijo Quijano en medio de la inauguración del Corredor Logístico (CLC), en el Pacífico, una carretera que dará servicio a los puertos, parques industriales, fábricas y centros de distribución.

Al preguntarle al administrador, sobre si se les había consultado cómo cruzaría el tren por el Canal de Panamá o hasta dónde llegaría, respondió: "ellos han hecho unos trazados pero en verdad, el estudio más que nada es para ver si es factible el movimiento de carga entre esos puntos".

Quijano asume que se ha considerado cómo lo van hacer, no obstante, señaló que lo único que se les ha consultado es si hay que construir otro puente, cuál debe ser la altura y dónde puede ir.

"Esto apenas es muy preliminar, es un estudio para determinar si vale o no la pena, pero, posteriormente cuando ya se decida qué se hará, tendríamos que sentarnos a ver por dónde va a cruzar y asegurarnos que no tendrá ningún impacto en la operación del Canal de Panamá, como se ha hecho con el tercer puente sobre el Canal en el Atlántico.

A Gustavo Bernal, expresidente de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (Spia), le preocupan tres puntos. "Uno es que fue hecho por técnicos chinos sin los ingenieros civiles nacionales; el segundo, que el 80% de ese tren sería cerca de la línea de transmisión de Etesa, algo que no debería ser permitido por el impacto que podría tener, y el tercero es que en el futuro se podría descubrir que el objetivo no es Panamá sino Centroamérica. Podríamos ser un trampolín para una expansión que daría beneficios a otros".

No obstante, el presidente de la República, Juan Carlos Varela, indicó ayer al recibir el estudio de factibilidad del Proyecto Ferroviario Panamá - David, que el proyecto es económicamente factible, por la rentabilidad social que este representa.

Tomando en cuenta que complementaría la plataforma aérea, logística, marítima y financiera de Panamá, consolidando al país como una puerta de entrada a Latinoamérica y reforzando el rol de Panamá como parte de la iniciativa de la Franja y la Ruta.

El estudio es el resultado de un trabajo de 15 meses de expertos chinos junto a la Comisión de Alto Nivel designada por el Gobierno Nacional para concretar los análisis de suelo, impacto económico, estudios logísticos, de rutas y lugares estratégicos para las estaciones del tren Panamá- David.

"Sería una importante contribución a la integración geográfica y comercial de la región, la capacidad productiva del país y disminuye precios de transporte y de productos", dijo el presidente.

El ferrocarril, que aún no se sabe si se llevará a cabo, viajaría a una velocidad de hasta 160 kilómetros por hora y cubriría una distancia de 391 kilómetros en apenas dos horas y media, mientras que por carretera el trayecto es de unas ocho horas. Además, contaría con ocho vagones para 750 personas y haría 22 paradas.

De acuerdo con el estudio de factibilidad, elaborado por la empresa estatal China Railway Design, el proyecto se terminaría en seis años y generaría 6,000 empleos directos durante su construcción y 2,900 empleos en pleno funcionamiento. Esta empresa cuenta con experiencia de diseño de más de 44 mil km de sistemas ferroviarios.

Este estudio de factibilidad es parte de los proyectos de cooperación no reembolsable entre Panamá y China, y se enmarca en la iniciativa china de la Franja y la Ruta, cuyo principal objetivo es la integración geográfica y comercial.

También existe una posibilidad de una futura ampliación a Costa Rica, que aportaría a la integración centroamericana y mejoraría uno de los principales retos de la región en cuanto a logística y movilidad del tren.

China y Panamá han fortalecido sus vínculos desde que el territorio nacional rompió relaciones diplomáticas con Taiwán. Prueba de ello es que empresas chinas se han adjudicado contratos multimillonarios para construir en el país, se negocia un tratado de libre comercio (TLC) y China es el segundo principal cliente del Canal de Panamá.

Fuente:Panamá América

Volver al boletín

XXVII Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2019

NUEVO!!!!

 

Volver